Miles de personas se manifiestan en Barcelona al grito de «votaremos»

Tono festivo, pero con la tristeza de la derrota segura en la concentración frente a la Consejería de Economía

BarcelonaActualizado:

Tono festivo, pero con la tristeza de la derrota segura. Ese es el ambiente entre los secesionistas concentrados -3.800 según la Guardia Urbana- en los alrededores de la Vicepresidencia de la Generalitat, cada vez más numerosos, tras los registros policiales en sedes del Gobierno catalán en una macrooperación contra el referéndum ilegal del 1 de octubre.

[Sigue en directo la macrooperación policial en Barcelona]

Por supuesto hay tensión, pero no incidentes a pesar de que ni siquiera se ha montado un cordón de seguridad en torno al edificio. Los dos guardias civiles y tres mossos que han custodiado el edificio durante la mañana han dado una lección de seguridad ante unos radicales que tienen a centímetros de distancia y que cada poco tiempo los increpan, o lanzan claveles rojos.

Tensión ante la consejeria de Exteriores, donde un centenar de personas se han sentado en la calle e impiden la salida del coche de la Guardia Civil. Muchos son militantes de CC.OO, que tiene la sede al lado

El cansancio entre los más madrugadores comienza a hacer mella y son varios los que han optado por retomar su actividad, relevados por jóvenes, más radicales y con mayores energías.

Aunque durante la mañana no ha habido incidentes, se ha echado de menos un dispositivo de seguridad adecuado, como por ejemplo hicieron ayer mismo los Mossos en la operación de Gerona. Hoy, con una concentración mayor y más tensión, no hay cordón de seguridad. La capacidad de respuesta ante un incidente del tipo que sea sería limitada.

Los miles de concentrados se han quedado a apenas un metro de distancia de los agentes. Los radicales concentrados lanzaron gritos de «¡fuera las fuerzas de ocupación», «¡fascistas!» y a favor del secesionismo. Muchos están concentrados en Gran Vía, a pocos metros de la Vicepresidencia de la Generalitat.

Simpatizantes de Arran se movilizan frente a la Ciutat de la Justícia para protestar por la detención de un militante ayer por la noche. Para hoy hay previstos 16 actos «electorales» de los partidarios del referéndum ilegal (ANC, PDECat, ERC, CUP) repartidos por toda Cataluña. El acto central de mitad de «campaña» se suspendió por un «problema logístico».

Los agentes han mantenido una actitud ejemplar ante las provocaciones, a las que se ha sumado por momentos el diputado Joan Tardá. En cualquier momento puede saltar la chispa de la violencia, hasta el punto de que Tardá, a la vista de la situación ha pedido a gritos calma a los concentrados, a los que piden que sean pacíficos.

Joan Tardá, en la concentración
Joan Tardá, en la concentración- EFE

El dirigente independentista por supuesto ha aprovechado además para pronunciar un mitin improvisado, en medio del entusiasmo de los concentrados. «Quieren y desean que descarrilemos. Nuestra firmeza, nuestra rotundidad, se basa en hacerlo todo contundentemente, cierto, pero cívicamente y pacíficamente», ha dicho Tardà.

«Y ganaremos porque tenemos la fuerza de la razón, de la razón democrática», y ha pedido priorizar el apoyo al presidente y al vicepresidente del Govern, a todos los partidos prorreferéndum --sin sectarismos, ha añadido-- y a todos los catalanes que quieren votar, sean o no independentistas.

Claveles

La puesta en escena secesionista ha alcanzado a las 10.30 horas uno de momentos preferidos, con el reparto de claveles para ofrecérselos a los guardias civiles y mossos al estilo de la revolución de Portugal.

Todo ello acompañado de cánticos y gritos de que la «calle será siempre nuestra». De momento lo es, al menos las zona baja de las Ramblas y la zona próxima de Gran Vía, ya literalmente tomada por manifestantes.

Los Mossos han sido increpados por los presentes al grito de «vergüenza».

La sensación en la calle, en cualquier caso, es que después de la operación los secesionistas saben ya que la celebración del referéndum es, simplemente, imposible. Y eso hace que cunda la desesperación entre los presentes, que tratan de aliviar entonando «Els Segadors» e insultos a la Guardia Civil, que se ha convertido en la imagen de la derrota del independentismo.