Gráfico del riesgo de amenaza yihadista por comunisdades (elaboración propia)
Gráfico del riesgo de amenaza yihadista por comunisdades (elaboración propia) - ABC

Cataluña es la comunidad con mayor riesgo de radicalización yihadista

Andalucía, Comunidad Valenciana y Madrid, por este orden, están a continuación

MadridActualizado:

«Tenía que pasar, antes o después; estábamos señalados desde hacía tiempo, las alusiones a nuestro país seguían siendo constantes y a pesar de que estábamos en el nivel 4 de alerta antiterrorista, con lo que eso supone de despliegue policial, perpetrar uno de estos ataques es sencillo», explicaban anoche a ABC fuentes de la lucha antiterrorista.

La amenaza afectaba y afecta a toda España pero es Cataluña la comunidad con mayor riesgo de sufrir un atentado, según los análisis del Centro de Inteligencia y Contra el Crimen Organizado (Citco) del Ministerio del Interior a los que ha tenido acceso ABC. La conclusión no es consecuencia de un análisis de inteligencia, sino de la aplicación de una herramienta específica que fue diseñada por expertos antiterroristas para detectar las zonas con mayor riesgo de radicalización yihadista.

«Secciones censales»

El modelo, como adelantó este periódico en su día, está diseñado para lo que se conoce como «secciones censales» -un estándar geográfico que incluye entre 1.000 y 2.500 residentes-, sobre las que se aplica una serie de factores socioeconómicos y grupales identificados previamente como determinantes en los procesos de radicalización. Se requiere, por tanto, un gran trabajo de campo para poder cruzar esas variables.

Los datos son tratados a través de un algoritmo matemático que da más peso a unos factores que a otros y finalmente detecta el nivel de riesgo de cada «sección censal». La suma de los resultados de cada una de estas unidades mínimas permite conocer la situación en municipios, provincias y comunidades autónomas, dependiendo de qué sea lo que interesa analizar en cada momento a los expertos antiterroristas.

Los datos del estudio que a continuación se facilitan corresponden a 2015, aunque las fuentes consultadas por ABC afirman que en apenas dos años la situación no ha podido cambiar lo suficiente como para que las conclusiones varíen de forma sustancial.

Andalucía, la segunda

En el ámbito de las comunidades autónomas los analistas han detectado que el nivel de riesgo de radicalización violenta en Cataluña duplica a la segunda, Andalucía, y ello a pesar de que esta supera en un millón de habitantes a la anterior. En tercer lugar se situaría la Comunidad Valenciana, mientras que Madrid quedaría en el cuarto puesto, con un peligro tres veces menor que el que se detecta en el primero de los territorios citados.

Cuando la herramienta se aplica sobre las provincias los resultados son también muy llamativos. Lo primero que llama la atención, siempre según las fuentes consultadas, es que el nivel de amenaza en Cataluña es el más homogéneo de toda España, si bien es Barcelona donde hay mayor riesgo de radicalización. Sin embargo, en Andalucía son solo Málaga y Almería los terrirorios donde se concentran los valores altos.

Si se reduce aún más la unidad de estudio se observa que de las mil «secciones censales» con más riesgo de radicalización violenta la mitad de ellas están en Cataluña, que triplica a la segunda comunidad, que en este caso es Murcia.

La herramienta diseñada señala a cien «secciones censales» como aquellas en las que es urgente intervenir porque son las de mayor riesgo. De nuevo es Cataluña la que acumula la mayoría de ellas, casi la mitad, seguida de Murcia y Andalucía, que prácticamente están al mismo nivel, aunque la segunda tenga mucha más población.

Más población musulmana

Los datos a los que ha tenido acceso ABC son coherentes con el hecho de que Cataluña concentre el mayor volumen de población musulmana de todas las comunidades, en torno a 400.000 personas, lo que supone más de un 20 por ciento del total de España. Es también la que tiene un mayor número de oratorios islámicos o mezquitas, con 268, casi el 20 por ciento de los que hay en todo el territorio nacional. Hay cifras que son muy elocuentes: en Barcelona, en la fecha de elaboración del estudio, había 28 lugares de culto significativos, y le seguían Santa Coloma de Gramanet, en la misma provincia, con 8; Tarrasa y Tarragona, con 7; Sabadell, con 6, y Badalona, Hospitalet de Llobregat y Figueras (Gerona), con 5.

La Comunidad Musulmana en Cataluña, por su nacionalidad de origen, presenta dos grandes bloques: los marroquíes y los españoles nacionalizados, junto con los paquistaníes en Barcelona. La mayor parte del resto procede de Gambia, Argelia y Senegal, entre otros países.

«Precisamente esta diversidad favorece la aparición de focos y grupos de personas que simpatizan, e incluso prestan su apoyo, a diferentes organizaciones islamistas radicales, partidarias de interpretaciones extremistas del islam, y que en ocasiones muestran posturas contrarias a nuestros valores constitucionales», sostienen las fuentes de la lucha antiterrorista.

El anterior ministro del Interior, Jorge Fernández Díaz, ya advirtió en diciembre de 2015 que «en el conjunto de España, Cataluña es una zona especialmente sensible. La más sensible con diferencia», y precisó asimismo que el 45 por ciento de los casos de radicalización que se producen en nuestro país tienen lugar en esa Comunidad, que por otra parte tiene uno de los índices de detenciones de yihadistas más altos.

Segundas generaciones

Mucho más recientemente, en julio pasado, el director del Instituto Español de Estudios Estratégicos (IEEE) del Ministerio de Defensa, el general Miguel Ángel Ballesteros, destacaba como «puntos calientes» de radicalización yihadista en España a Ceuta, «por la permeabilidad con Marruecos», y a Cataluña, «por la presencia de segundas generaciones», mientras que señaló que en Andalucía «no hay niveles de radicalización más alarmantes que en cualquier otra comunidad». Las alertas, pues, estaban claras, y ayer se demostró.