La mujer que se atrevió a quitar símbolos secesionistas de una playa de Cataluña

«Esto es una playa, no un cementerio; aquí se viene a tomar el sol», clamó esta mujer, increpada por el grupo de secesionistas que había colocado las cruces amarillas en la arena

Tres heridos leves en una playa de Canet en un encontronazo entre un grupo de encapuchados que retiraba cruces e independentistas

MadridActualizado:

La tensión crece en Cataluña. Puigdemont, con la elección de Quim Torra como su sucesor al frente de la Generalitat, redobló el pulso secesionista y la crispación institucional no ha tardado en trasladarse a la calle. Uno de los últimos episodios ha tenido lugar en una playa de la Costa Brava, donde se ha vivido un enfrentamiento entre una mujer y un grupo de secesionistas que colocaron varias cruces amarillas en la arena.

«Una cosa es política y otra que los niños piensen que esto es un cementerio», les reprochó la mujer, que después de una larga discusión a gritos se atrevió a retirar estos símbolos secesionistas, ante el enfado de quienes los habían dispuesto, y los aplausos de otros que, como ella, únicamente querían pasar un día tranquilo de playa.

«Por favor hombre, que ya nos estamos pasando... No son presos políticos, son políticos presos», continuó la mujer, enfadada por este homenaje a los líderes secesionistas que vulneraron la Constitución. «¿Qué es esto?», manifestó la mujer, quien también reivindicó que Cataluña es España cuando le dijeron que se marchara: «Nosotros estamos en nuestro país, en Cataluña, que es tanto tuyo como mío».

El momento más tenso se produjo después de que esta mujer quitara varias cruces amarillas. Entonces, otra mujer le recriminó el gesto y le invitó a «no mirar» las cruces. «Tengo mi libertad y soy catalana, esta es mi playa igual que la tuya», insistó la señora, lo que llamó la atención demás personas hasta que, poco a poco, bajó el tono de la discusión y la normalidad regresó a la playa.

Rifirrafe en Canet

En paralelo, esta misma tarde se ha producido un nuevo incidente relacionado con las cruces amarillas, en este caso en la playa de Canet de Mar (Barcelona). Tres activistas que custodiaban en la playa de esta localidad cruces amarillas en apoyo a los políticos independentistas presos han sufrido lesiones leves en un enfrentamiento con un grupo de encapuchados que las ha retirado, una acción que el expresidente Carles Puigdemont ha atribuido al «fascismo unionista».

Según han informado fuentes policiales, el enfrentamiento se ha producido en la playa de Canet, donde un grupo de personas se encontraba custodiando las cruces de color amarillo que en los últimos días los independentistas han clavado en varias playas del litoral catalán en apoyo de los líderes del proceso independentista encarcelados.

Un grupo de encapuchados se ha acercado al lugar y ha recriminado la presencia de estos símbolos en apoyo a los presos, ante lo que se ha iniciado un rifirrafe en el que, según las fuentes, tres de los independentistas han resultado heridos leves, informa Efe.

El expresidente de la Generalitat Carles Puigdemont ha condenado esta actuación en su cuenta de Twitter y ha lamentado que este tipo de «agresiones del fascismo unionista» continúen «impunes».