Zona de acceso a la prisión de Zuera (Zaragoza)
Zona de acceso a la prisión de Zuera (Zaragoza) - Fabián Simón
Empleo público

Las cárceles españolas recortan plantilla: mil empleos menos en seis años

La población reclusa se ha reducido en España un 23 por ciento desde 2010

Actualizado:

España ha adelgazado la plantilla de funcionarios dedicados a la vigilancia y cuidado de sus prisiones estatales. El recorte ha sido del 4% en seis años, lo que se ha traducido en la pérdida de un millar de puestos de trabajo entre toda la red de centros penitenciarios que dependen del Ministerio del Interior -Cataluña tiene su propia red carcelaria gestionada por la Generalitat-.

Ese recorte del empleo público en las prisiones españolas se produjo de forma ininterrumpida entre los años 2011 y 2016, mientras que en 2017 la plantilla se mantuvo de forma prácticamente estable. La plantilla de las cárceles se ha reducido al mismo tiempo que descendía la población reclusa, que se ha aminorado en torno a un 15% en apenas seis años y un 23% si se compara con las cifras que se daban hace ocho, al acabar 2009 y comenzar 2010.

En diciembre de 2011, los centros penitenciarios españoles sumaban una plantilla total de 24.375 empleados públicos -22.202 funcionarios y 2.173 contratados laborales-, mientras que a finales de 2017 la cifra se había reducido hasta los 23.387 -21.429 funcionarios y 1.958 laborales-. Los datos aparecen en la respuesta con al que el Gobierno ha contestado una pregunta parlamentaria presentada por escrito por el PSOE en el Congreso de los Diputados.

El saldo neto de los seis últimos años arroja, por tanto, la pérdida de 988 empleos públicos en la red de centros penitenciarios gestionados por el Ministerio del Interior.

Andalucía lidera la lista

Andalucía es la Comunidad autónoma con más centros y con más funcionarios de prisiones. Y también ha sido la región que, en cifra neta, más empleo público ha perdido en este sector: 268 en seis años. Le siguen la Comunidad de Madrid, cuyos centros penitenciarios han recortado 227 empleos, y Castilla y León., donde Instituciones Penitenciarias ha prescindidio de 206. En el lado opuesto se encuentran Navarra, País Vasco, Canarias, Ceuta y Melilla, donde en los seis últimos años ha aumentado el empleo público adscrito a los centros penitenciarios.

En el cómputo nacional, la red penitenciaria del Estado acabó 2017 con una ratio promedio de 2,5 reclusos por cada funcionario de prisión, mientras que hace seis años la tasa alcanzaba los 2,9.

Actividad a la baja

La reducción de personal en los centros penitenciarios se ha producido coincidiendo con un drástico descenso de la población reclusa en España. Según los datos oficiales del Ministerio del Interior, el año 2010 -cuando se dieron máximos históricos- comenzó con un 76.000 reclusos, mientras que 2017 acabó con menos de 59.000, y continuaba la tendencia descendente. Es decir, ahora hay en las cárceles españolas 17.000 presos menos que hace ocho años.

La reducción de la población reclusa en España ha rondado el 23% desde diciembre de 2009. Durante el último ejercicio, 2017, el descenso ha sido de casi mil presos menos.

Hasta principios de 2010 se produjo un fuerte repunte de la población reclusa en España. En solo 36 meses, de diciembre de 2006 a diciembre de 2009, las cárceles españolas se llenaron con 12.000 presos más, un incremento de casi el 20% en solo tres años. Pero desde mediados de 2010, la población reclusa no ha dejado de descender.