España

Cantar el «cara al sol» en Aragón puede salir caro

La Ley de Memoria Democrática, aprobada por el Gobierno de Lambán, prevé multas de hasta 150.000 euros para las infracciones más graves contra la Memoria Histórica

El presidente aragonés Javier Lambán reunido con asociaciones de la Memoria Histórica
El presidente aragonés Javier Lambán reunido con asociaciones de la Memoria Histórica - EFE
JORGE RUIZ DE ANGULO IMEDIO Madrid - Actualizado: Guardado en: España

El Gobierno aragonés, capitalizado por el socialista Javier Lambán, dio luz verde el pasado martes a la Ley de Memoria Democrática. Se trata de un texto jurídico que pretende reparar y proteger la memoria de las víctimas de la Guerra Civil y del Franquismo. Lambán sigue así la línea iniciada por una de las figuras más destacadas de su partido, José Luis Rodríguez Zapatero, quien ya aprobó en 2007 la Ley de Memoria Histórica, favorable a quienes «padecieron» los sufrimientos de la etapa franquista.

El portavoz del Ejecutivo aragonés, Vicente Guillén, ha manifestado que el proyecto pretende que «ninguna sociedad olvide su pasado si no quiere exponerse a repetirlo». Según la Administración aragonesa, la reparación y memoria de las víctimas contribuye a fortalecer los valores y principios sobre los que se sustenta la democracia.

Ninguna sociedad puede olvidar su pasado si no quiere exponerse a repetirloVicente Guillén
La legislacion promovida por el Gobierno de la Comunidad de Aragón, basada en los principios de «verdad, justicia y reparación», reconoce el derecho de las víctimas a conocer el pasado «traumático» de Aragón tras el golpe militar del 18 de julio (fecha en que fue aprobada simbólicamente la Ley de Memoria Democrática). Así mismo, la legislación otorga amparo a las víctimas que deseen investigar el paradero de sus familiares desaparecidos y, en su caso, darles una «sepultura digna». A estos derechos hay que añadirle el reconocimiento a aquellas personas que «sufrieron injusticia» por participar con organizaciones del sistema democrático.

Sanciones ejemplares

La Ley de Memoria Democrática prevé sanciones que oscilan entre los 200 euros, para las infracciones leves, hasta los 150.000 euros para las más graves violaciones. La imposición de este texto castiga las expresiones que puedan atentar contra la dignidad de las víctimas de la dictadura franquista y la Guerra Civil. Así pues, de acuerdo con la normativa vigente, cantar el «cara al sol» o hacer el saludo fascista podría saldarse con una multa de hasta 150.000 euros.

El texto considera contrario a sus disposiciones todos aquellos símbolos - banderas, pancartas, placas, escudos- que enaltezcan el periodo franquista. Además, insta a las Administraciones Públicas de Aragón a adoptar las medidas necesarias para proceder a su retiro. Aquellas que no cumplan con lo dispuesto en la ley dejarán de recibir subvenciones y ayudas por parte del Gobierno presidido en la actualidad por Lambán.

Otro aspecto reseñable es la creación de un «depósito de ADN» que facilite la identificación de las víctimas. Estas entidades se encargarán de poner en práctica el protocolo para recoger muestras de ADN y procder a su posterior comparación con las secuencias de material genético registrado.

El ámbito educativo también se ve afectado por la recién aprobada iniciativa socialista. De acuerdo a los preceptos de la ley, el Gobierno de Aragón tomará las medidas pertinentes para que la Memoria Democrática sea estudiada en los colegios.

Críticas desde Cs

El proyecto encabezado por el PSOE de Aragón no estuvo exento de polémica. La pretensión de Lambán de que la Memoria Histórica entre en el currículum educativo se ha topado con la contundente respuesta del grupo de Ciudadanos. «Nadie debe apropiarse de la memoria de los demás, porque la memoria es de todos. Se deben contar los hechos, pero sin sesgo político», apuntó su portavoz Susana Gaspar.

Ramiro Domínguez, delegado territorial, advirtió del peligro de abordar el tema de la Memoria Histórica. Señaló que en la contienda civil también causó la muerte de numerosos guardias civiles; un dato que, pese a ser conocido, «no forma parte de la vida educativa».

Toda la actualidad en portada

comentarios