Pablo Iglesias e Irene Montero en el momento de anunciar la consulta a las bases de Podemos

Uno de cada tres inscritos de Podemos no quiere que Iglesias y Montero sigan al frente del partido

El 68,42 por ciento de los militantes avalan a los dirigentes, mientras que 31,58 por ciento rechazan su liderazgo en una consulta con récord de participación

MadridActualizado:

Iglesias y Montero seguirán al frente de Podemos. Así lo han decidido los inscritos en una consulta que ha batido el récord de participación de los procesos internos del partido. 188.176 personas han participado en una consulta que los propios dirigentes convocaron al entender que se ponía en duda su credibilidad a raíz de la compra de un chalet de 615.000 euros en la sierra de Madrid. El 68,42 por ciento de los votantes (128.300 votos) han avalado que el secretario general y la portavoz en el Congreso sigan liderando Podemos, mientras que el 31,58 por ciento (59.224 votos) han rechazado el liderazgo de Iglesias y Montero.

El voto en blanco solo ha supuesto el 0,35 por ciento de los votos. En ese sentido, aunque los dirigentes han obtenido una mayoría de votos a favor para continuar liderando Podemos, uno de cada tres militantes del partido han optado por que Irene Montero y Pablo Iglesias deben dimitir de sus puestos y abandonar además sus actas de diputados, que es la manera en la que se planteba en la consulta.

La última votación en la que se pulsó a la militancia sobre el liderazgo de Iglesias fue la de la Asamblea Ciudadana de Vistalegre II, en febrero del pasado año, donde fue reelegido secretario general del partido. En aquel momento obtuvo el 89 por ciento de los votos, aunque las circunstancias son diferentes en varios sentidos. El principal rival de Iglesias entonces, Íñigo Errejón, no se presentó como candidato a la Secretaría General de Podemos, aunque sí disputó con él los documentos que servieron de marco para elaborar los estatutos del partido.

En Vistalegre II hubo un total de 155.190 votos para elegir al secretario general, es decir, 33.000 menos que en esta consulta. También es importante el hecho de que la asamblea ciudadana es el máximo órgano de Podemos, donde se elige a los dirigentes del partido y donde se confrontan las diferentes corrientes internas (pablistas, errejonistas y anticapitalistas). La consulta, en cambio, no ha sido en ningún caso, una lucha de poder en la organización, sino que responde más a un plebiscito sobre el liderazgo de dos dirigentes.

También hay que destacar que aunque ha habido importantes voces criticas con la compra del chalet dentro del partido –siendo el más rerpresentativo el alcalde de Cádiz, José María González, «Kichi»– ninguna de las corrientes ni de los críticos han pedido el voto en contra ni han hecho campaña para que dimitan de sus cargos.