EXCLUSIVA MANOS LIMPIAS

Bernad, a Negrete: «Dejaremos fuera a Tejeiro, te diré personalmente el motivo»

El líder del sindicato envió un mail a la letrada para que no acusara al contable de Urdangarin: la abogada, que pedía 10 años de cárcel, retiró la acusación en el juicio

Correo electrónico en el que Miguel Bernad dice a Virginia López que retire la acusación contra Miguel Tejeiro
Correo electrónico en el que Miguel Bernad dice a Virginia López que retire la acusación contra Miguel Tejeiro - ABC

El pasado febrero, la abogada de Manos Limpias que ejerce la acusación popular en el caso Nóos sorprendió a todo el tribunal con un giro inesperado: pasó de pedir diez años de cárcel para Miguel Tejeiro, asesor fiscal del Instituto Nóos, a retirar los cargos. Esto permitió al acusado levantarse del banquillo, darle la mano a su hermano Marco Antonio, que sí está siendo juzgado, e irse para regresar más adelante como testigo. Saltaron todas las alarmas ante la sospecha de que Manos Limpias hubiera vendido la retirada de la acusación, un proceder, la compra-venta de acusaciones y las extorsiones, que terminó con Miguel Bernad en prisión provisional.

ABC ha tenido acceso a un correo electrónico que envió Miguel Bernad desde su cuenta oficial de Manos Limpias a la abogada Virginia López el 8 de septiembre de 2014, un momento en el que se estaban «cocinando» los escritos de acusación del caso Nóos: «Virginia, mañana quedaremos para hablar personalmente. Ponte en contacto con Cristóbal Martell (el abogado de Tejeiro) y dile que en el escrito de acusación dejaremos fuera a Miguel Tejeiro y para Marco Antonio Tejeiro pediremos 1,8 años. Esto es lo que ha pactado con Pedro Horrach (el fiscal Anticorrupción)».

Bernad termina el breve correo con un enigmático «te diré personalmente el motivo de esta actuación, un abrazo», dando a entender que no era prudente dejarlo por escrito en un correo electrónico.

El «pequeño Nicolás»

Una copia del correo que hoy desvela ABC fue encontrada por la Policía en el registro del dormitorio de Francisco Nicolás Gómez, en el marco de la investigación al joven «conseguidor». En esas mismas fechas, el conocido como «pequeño Nicolás» estaba manteniendo contactos con los líderes de Manos Limpias para negociar con ellos su papel en la acusación a la Infanta Cristina. De hecho, el 11 de septiembre de 2014, solo tres días después del envío del citado correo a López Negrete, Miguel Bernad y el joven mantuvieron una reunión en el Hotel Meliá Castilla de Madrid.

Tras el encuentro, Bernad fue conducido hasta la sede de manos Limpias, en la calle Ferraz, dentro de un coche oficial del Ayuntamiento de Madrid conducido por dos policías municipales, según los atestados del caso.

En los encuentros personales que debieron mantener Miguel Bernad y Virginia López en esas fechas pactaron, pese a la decisión inicial del líder de Manos Limpias, mantener a Miguel Tejeiro como acusado. Para Manos Limpias, el asesor de Nóos era un personaje fundamental de la trama delictiva, hasta el punto de que lo acusaba de seis delitos: tráfico de influencias, prevaricación, falsedad, fraude, estafa y blanqueo de capitales. En esas fechas, Cristóbal Martell había enviado un correo electrónico a Virginia López Negrete para convencerla de que retirara la acusación contra Miguel Tejeiro, según ha podido confirmar ABC.

El argumento de Martell era doble: Tejeiro no tenía responsabilidad penal, en línea de la postura del fiscal Anticorrupción, Pedro Horrach, y sería más útil como testigo, obligado a decir la verdad, que como acusado, situación en el que puede mentir para defenderse. Martell, el abogado de referencia de la elite barcelonesa, no logró convencer a Negrete en ese momento, pero sí tiempo después, al inicio del juicio. Negrete retiró la acusación y, ante las críticas, argumentó que el testimonio de Tejerio incriminaría a la Infanta, el gran objetivo de Manos Limpias. Fue justo al revés, porque la comparecencia del asesor y secretario del Instituto Nóos sirvió para desvincular a la Infanta Cristina de los manejos de la trama liderada por su marido. Martell ha negado tajantemente a ABC que su cliente pagara por la retirada de la acusación, que obedeció a una «estrategia procesal».

A raíz de las investigaciones abiertas a Manos Limpias, la apropiación indebida de fondos del sindicato y la trama de extorsión con Ausbanc -ambas desveladas por ABC-, López Negrete ha diseñado una estrategia para desvincularse de Manos Limpias, al que ahora llama «mi cliente», y cargar las responsabilidades en Bernad. Pero los hechos y los documentos la desmienten. El propio Bernad, durante su declaración en la Fiscalía de Delitos Económicos de Madrid el pasado 14 de octubre, dijo que Negrete es incluso «apoderada en la cuenta de Manos Limpias». Se refería a la cuenta de la que sacaron casi 110.000 euros y se los repartieron a medias en metálico, motivo por el que ambos están imputados por apropiación indebida.

Es más, la abogada siempre se presentaba como «jefe de Asesoría Jurídica» del sindicato, e incluso hicieron unas tarjetas de visita con ese cargo y el membrete de Manos Limpias, todo aprobado por Miguel Bernad, que antes la había nombrado «jefa de prensa» de Manos Limpias.

Toda la actualidad en portada

comentarios