Pablo Iglesias e Irene Montero en la sede Podemos el pasado sábado, cuando anunciaron la consulta - ISABEL PERMUY / Vídeo: La votación para decidir el futuro de Pablo Iglesias e Irene Montero

Podemos cierra la votación que decidirá el futuro de Iglesias y Montero

A las 14 horas ha cerrado la consulta, aunque los resultados los anunciará el lunes el secretario de Organización, Pablo Echenique

MadridActualizado:

El futuro de Pablo Iglesias e Irene Montero está decidido. A las 14 horas de este domingo se ha cerrado la votación que marcará si los dirigentes siguen en el partido. Desde el pasado martes, las bases de la formación han podido votar en una consulta que el secretario general y la portavoz en el Congreso de los Diputados anunciaron el pasado sábado, después de asegurar que se había puesto en duda su credibildiad a raíz de la compra de su chalet en Galapagar.

«¿Consideras que Pablo Iglesias e Irene Montero deben seguir al frente de la secretaría general de Podemos y de la portavocía parlamentaria?», es la pregunta a la que los inscritos han tenido que responder en los últimos seis días. Las dos opciones posibles son que ambos líderes «deben seguir» o que no deben hacerlo, y además de sus puestos de dirigentes también deben dejar sus actas de diputados.

Las claves de la consulta no se reducen solo a la pregunta. En los últimos días, algunos miembros del partido han destacado que también será importante centrar el foco en el nivel de participación de un partido que cuenta con un censo bruto que cuenta con más de medio millón de personas, pero cuyo censo activo –aquellos militantes que votan frecuentemente en los procesos internos de Podemos– es de unos 150.000. El propio Iglesias ha anunciado que dimitirá si la participación es baja.

En la dirección del partido confían en el éxito de los resultados, es decir, tienen confianza en que los inscritos mantendrán a Iglesias y Montero al frente de la formación –el secretario de Organización, Pablo Echenique, no quiso plantearse otro escenario durante la última Ejecutiva de Podemos– y también creen que el nivel de participación será suficiente como para que el ldierazgo del secretario general y de su número dos no salga debilitado de la votación.

La semana de la consulta ha estado marcada por varias claves. Una de ellas tiene que ver con las voces críticas que han manifestado su desacuerdo con la compra del chalet o con la gestión de la crisis que desencadenó la noticia sobre la adquisición del inmueble. A la cabeza de estas voces está el alcalde de Cádiz, el anticapitalista José María González, «Kichi», que tras reivindicar su «piso de currante» ha protagonizado duros cruces de reproches con Iglesias y con personas de su entorno, como el cofundador de Podemos Juan Carlos Monedero, que le acusó de colaborar en la venta de armas a Arabia Saudí, por los astilleros gaditanos y la construcción de fragatas.

Otros dirigentes de Asturias, Navarra o Cataluña –la alcaldesa de Barcelona, Ada Colau, manifestó que nunca se compraría una casa de 600.000 euros– han acompañado a «Kichi» en estas críticas. La otra clave es la actitud de denuncia que ha tenido el partido durante estos días, una posición que sí ha encontrado unanimidad entre todos los dirigentes. En Podemos consideran que se han traspasado líneas rojas en lo que se refiere a la privacidad e intimidad de Iglesias y Montero, y se han quejado en numerosas ocasiones de la «campaña de acoso» que a su juicio se ha llevado a cabo por parte de algunos medios de comunicación y de las «cloacas del Estado».

Aunque este domingo se cierran la consulta, no será hasta el lunes cuando se conozcan los resultados y los detalles de la votación. Será Pablo Echenique el encargado de dar estos datos tras la reunión del Consejo de Coordinación de Podemos.