María Victoria Álvarez, en la Ciudad de la Justicia de Barcelona
María Victoria Álvarez, en la Ciudad de la Justicia de Barcelona - INÉS BAUCELLS

Bankia rectifica tras negarse a abrir una cuenta a la denunciante del caso Pujol

Victoria Álvarez fue rechazada en una sucursal de Barcelona por «PEP», Persona Expuesta Políticamente, y porque al director de oficina «no le daba la gana» abrirle la cuenta. Tras la llamada de ABC a la entidad, le han pedido perdón

MadridActualizado:

Hace mucho tiempo que María Victoria Álvarez, la mujer que denunció en 2012 los viajes de Jordi Pujol Ferrusola a Andorra «con tochos de billetes» -el origen de la macrocausa de los Pujol-, no puede hacer una vida normal. El último episodio al que se ha enfrentado roza el surrealismo. Tras crear una asociación cívica que lleva su nombre, se dirigió a una oficina de Bankia en Barcelona para abrir una cuenta. Pese a que es cliente de la entidad madrileña a título personal, la sucursal le negó el lunes la apertura de la cuenta.

El motivo esgrimido por el director es, según fuentes próximas a Victoria Álvarez, que tiene categoría «PEP». El término «Politically Exposed Persons» («Personas Expuestas Políticamente») se aplica en los bancos a las personas que desempeñan o han desempeñado funciones públicas destacadas en un país y a su entorno más próximo. Según las leyes internacionales de prevención del blanqueo de capitales, son personas que podrían ser objeto de operaciones ilícitas por parte del crimen organizado, tanto por corrupción como por operaciones de lavado de dinero. Es el caso de Luis Bárcenas, que tenía categoría PEP en la entidad suiza en la que acumuló casi 50 millones de euros, el Dresdner Bank.

Este banco anotó las siglas PEP en la ficha del tesorero del PP cuando comprobaron que era senador en España, pero en el caso de Victoria Álvarez, nunca ha ejercido cargo público alguno. Lo más cerca que ha estado de la política fue la relación sentimental que mantuvo con el hijo de Jordi Pujol, motivo por el que fue incluida en una base de datos de personas con «vinculaciones políticas». Cuando pidió explicaciones al director de la sucursal de la calle Balmes, este acabó dicéndole que no abría la cuenta «porque no me da la gana».

En cuanto a la Asociación Victoria Álvarez, sus estatutos establecen que se dedicará a potenciar y a apoyar a catalanes que se sienten españoles: «Asociación Victoria Álvarez es una asociación transparente y democrática que pretende crear un espacio de encuentro para todos los catalanes residentes en Cataluña o quienes se sientan cercanos a España, en el que puedan expresar, sentir o compartir la identidad cultural española y catalana desde todos sus ángulos». Entre la documentación remitida a la entidad para la apertura de la cuenta estaban estos estatutos.

Antes de publicar la información, ABC se puso este martes en contacto con Bankia para aclarar los motivos de la decisión tomada por el director de la sucursal. Menos de dos horas después, María Victoria Álvarez recibió una llamada del banco en la que le pidieron disculpas. Bankia alega que han cometido un «error» porque no tenían «la información de la clienta actualizada». «Le hemos pedido perdón y le hemos dicho que puede abrir la cuenta de su asociación», confirman a este diario fuentes de la entidad.