Bañeres habla, el pasado lunes, durante su toma de posesión como nuevo fiscal jefe catalán, en presencia del fiscal genereal del Estado, Sánchez Melgar, y el presidente del Tribunal Superior de Cataluña, Jesús María Barrientos
Bañeres habla, el pasado lunes, durante su toma de posesión como nuevo fiscal jefe catalán, en presencia del fiscal genereal del Estado, Sánchez Melgar, y el presidente del Tribunal Superior de Cataluña, Jesús María Barrientos - EFE

Aviso del nuevo fiscal jefe catalán: atacar la Constitución daña las «relaciones sociales»

Junqueras descarta la presidencia de Puigdemont y reitera su apuesta por Rovira

BarcelonaActualizado:

El nuevo fiscal superior de Cataluña, Francisco Bañeres, asumió ayer el cargo con una advertencia: «Los ataques al orden Constitucional provocan indefectiblemente incertidumbre, desasosiego y, lo que es peor, un retroceso en el marco de las relaciones sociales y económicas».

No hizo una alusión explícita al independentismo ni a los procesos judiciales abiertos por el «procés». Eso sí, alertó de que en un Estado democrático no se puede concebir la Justicia sin legalidad porque su quiebra «siempre ha conducido irremediablemente al abuso». Y también, como no podía ser de otra manera, mostró su «compromiso pleno de servicio a la Constitución y al Estado de Derecho».Una Carta Magna, que Bañeres no entiende sólo como un límite sino como «progreso, garantía, confianza y legalidad».

El hasta ahora «número dos» del Ministerio Público en Cataluña toma el relevo del recientemente fallecido José María Romero de Tejada. Para él tuvo también unas palabras de recuerdo. Trabajaron juntos desde 2013 en una época convulsa en que la Fiscalía Superior ha estado en el foco mediático por las querellas derivadas de la consulta soberanista del 9-N y algunas diferencias de criterios respecto a la Fiscalía General, entonces dirigida por Eduardo Torres-Dulce.

Ahora el fiscal general del Estado es Julián Sánchez Melgar, que ayer arropó a Bañeres en su toma de posesión. Le deseó mucho éxito a él y también a Concepción Talón, que en la misma ceremonia ha asumido la jefatura de la Fiscalía Provincial de Barcelona, en sustitución de Anna Magaldi.

Pilotarán la Fiscalía en un «momento histórico», dijo Sánchez Melgar. Fue la única alusión explícita al conflicto catalán. Según fuentes de la Fiscalía, Sánchez Melgar ha querido hacer un discurso «conciliador» en lo que ha sido su primer acto institucional en Cataluña. En definitiva, evitar echar más gasolina al fuego para tratar de contribuir a la normalidad institucional. Rememoró los años en que estuvo destinado en esta Comunidad Autónoma e incluso citó a Joan Manuel Serrat para recordar aquella época: «Son aquellas pequeñas cosas, que nos dejó un tiempo de rosas...».

Un tono diferente empleó la nueva fiscal jefa de Barcelona en su alocución: sólo el respeto a la ley asegura «un marco pacífico de convivencia en el que todos los ciudadanos ven asegurados sus derechos», avisó Talón. Además, quiso despejar dudas sobre la independencia de los fiscales asegurando que el Ministerio Público «no toma partido por ideologías u opiniones, ni tampoco por ellas solicita medidas cautelares o formula acusaciones. Sólo lo hace por el respeto a la ley». Fue un mensaje implícito sobre la petición de prisión para algunos de los líderes del proceso independentista.

«Rovira es un gigante»

En este sentido, Oriol Junqueras (ERC), en prisión preventiva en Madrid, defendió ayer –en una entrevista por escrito para Telecinco– que Carles Puigdemont no podrá ser presidente de la Generalitat desde Bélgica. Desde su punto de vista: «El problema no es si se puede o no (ser presidente desde el extranjero). El problema es si sería una presidencia efectiva. Y es obvio que el Estado español jamás permitiría que fuera efectiva. Ahí radica el problema».

Como alternativa a esta situación, el líder de ERC, que no se descarta como presidente en el futuro, reitera su apuesta por Marta Rovira: «Es un gigante, es alguien en quien todos confiamos».