Imagen de archivo
Imagen de archivo - ABC

Aumenta la preocupación de los españoles por las pensiones y por el terrorismo internacional

Según el barómetro del CIS, el paro y la corrupción continúan siendo los principales problemas

MadridActualizado:

La preocupación de los españoles por las pensiones se ha incrementado en el último mes, al igual que el terrorismo internacional, que se sitúa como décimo problema del país, según el barómetro del CIS publicado hoy, en el que el paro y la corrupción siguen encabezando la lista.

La encuesta del CIS correspondiente a enero se realizó entre el 2 y el 12 de ese mes, unos días después del atentado yihadista del 19 de diciembre en Berlín.

El desempleo sigue siendo el principal problema para los españoles, aunque la preocupación por él baja del 74,7 del pasado diciembre al 73,3 en enero, mientras que la corrupción y el fraude es el segundo problema para el 33,8 frente al 36,7 del mes anterior.

Por su parte, los problemas de índole económica no solo se mantienen en el tercer puesto de los diez principales problemas de los españoles, sino que aumenta levemente la preocupación por ellos —del 24,7 al 25,2—, al igual que los políticos y los partidos, que siguen como cuarto problema del país para el 23,5 de los ciudadanos, frente al 22,1 de diciembre.

Tras la sanidad, que sigue siendo el quinto problema, la educación ha dejado de ocupar el sexto lugar del ránking y ahora es superada por los problemas de índole social.

Los problemas relacionados con la calidad del empleo siguen en octavo lugar, aunque baja la preocupación por ellos —del 7,8 al 6,6— mientras que aumenta el número de españoles preocupado por las pensiones —del 4,2 al 5,2— y por el terrorismo internacional, que irrumpe en la lista, señalado por el 4 por ciento de los ciudadanos, en lugar del 3,2 que en diciembre se preocupaba por la inseguridad ciudadana.

En cuanto a la percepción de la situación política que tienen los encuestados se mantiene prácticamente en los mismos niveles respecto al mes anterior, con una ligera mejoría.

Un 4,7 la califica de buena o muy buena (en diciembre esta cifra era de un 3,9 por ciento); un 25,7 dice que es regular (seis décimas más que la anterior encuesta), y un 66,8 apunta que es mala o muy mala, frente al 67,5 del mes anterior.

Con la vista puesta en el futuro, el 16 por ciento cree que la situación política estará mejor dentro de un año (tres décimas menos que en diciembre), el 50 por ciento indica que seguirá igual y el 19,6 por ciento teme que irá a peor.

Eso sí, la inmensa mayoría, el 54,3 por ciento —el mismo dato que en diciembre—, ve que las cosas están igual que hace un año en política, y hay otro 29 por ciento que estima incluso que están peor, y el 13,2 por ciento aprecia que están mejor.

Respecto a la situación económica, sigue siendo buena o muy buena para el 4,5 por ciento de los encuestados (tres décimas menos que en diciembre), regular para el 36,8 (34,3 en el CIS anterior); si bien sigue bajando el porcentaje de los que la califican de mala o muy mala (un 58,6 frente al 60,4 de diciembre)

Crece además el número de quienes creen que dentro de un año habrán mejorado las cosas y en ello confía el 25,9 por ciento (eran un 23,6 un mes antes), aunque hay otro 43,6 que dice que todo seguirá igual (1,3 puntos más que en diciembre); y un 17,1 por ciento teme que vaya a peor (20 por ciento hace un mes).