Atentados en Barcelona ¿Qué implicaría activar el nivel 5 de alerta antiterrorista?

El despliegue militar sobre objetivos estratégicos figura como principal novedad con respecto al nivel 4

Vídeo: Aumenta la presencia policial en las principales ciudades del país . - EFE
JORGE RUIZ DE ANGULO IMEDIO Madrid - Actualizado: Guardado en: España

Tras la masacre yihadista perpetrada el jueves en pleno centro de Barcelona, se abre el siempre controvertido debate sobre si debería elevarse el nivel de alerta antiterrorista. Por el momento, Interior mantiene el nivel 4- riesgo alto de atentado-, vigente desde junio de 2015, ante la creciente amenaza del terrorismo de corte yihadista. No obstante, el departamento encabezado por Juan Ignacio Zoido, ha convocado para mañana la reunión de la mesa de valoración del riesgo terrorista. Será este grupo de expertos, por tanto, quien determine la conveniencia de elevar el grado de amenaza.

[Sigue al minuto toda la información sobre el atentado de Barcelona y Cambrils]

El Nivel de Alerta Antiterrosista (NAA) consiste en una escala de cinco niveles, cada uno de los cuales se asocia a un grado de riesgo, según el Ministerio de Interior. Esta iniciativa, enmarcada en el Plan de Prevención y Protección Antiterrorista, entró en vigor en el año 2005 como consecuencia de la barbarie del 11-M en Madrid. El cómputo del NAA oscila entre riesgo bajo (nivel 1) y riesgo muy alto (nivel 5). Pero, ¿qué sucedería si las autoridades deciden finalmente incrementar el NAA de 4 A 5?

«Riesgo inminente de atentado»

El nivel 5 significa que la posibilidad de sufrir un ataque terrorista es «inminente». El cambio más evidente que notaría la población sería la presencia militar en las calles, con especial intensidad en las infraestructuras críticas, como son aeropuertos, emplazamientos turísticos o zonas de gran concurrencia.

Estas medidas «de carácter excepcional» están encaminadas a proteger de manera efectiva los «objetivos estratégicos». Por estos se entiende instalaciones, redes, sistemas y equipos físicos y de tecnología de la información sobre las que descansa el funcionamiento de los servicios esenciales. También los centros y organismos públicos u oficiales figuran en la lista de emplazamientos críticos.

Por tanto, el despliegue de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado se incrementaría hasta el máximo grado posible para salvaguardar la seguridad de los ciudadanos, aunque en materia terrorista, son la Guardia Civil y la Policía Nacional quienes encabezan la lucha antiterrorista.

El despliegue militar es la principal diferencia entre el nivel 4 y 5 de alerta antiterrorista
La diferencia con el nivel 4, en el que actualmente nos encontramos, no es demasiado acusada, con la salvedad del despliegue militar. Este nivel supone un riesgo alto, lo que conlleva una mayor movilización de agentes de seguridad en las calles. Esta concentración, tal y como sucede con el nivel 5, se focaliza en los lugares de mayor concurrencia, aquellos emplazamientos más vulnerables frente al terror.

Asimismo, las labores de vigilancia para abortar actos terroristas se incrementan de forma notables en actos que conciten una gran masa de gente como eventos culturales o deportivos, además de los centros comerciales.

Desde que se activara la alerta 4, el Ejecutivo ha optado por mantener este nivel pese a los numerosos atentados yihadistas acometidos en grandes ciudades europeas como París o Berlín. La reunión prevista para mañana a las 11 de la mesa de expertos concretará si Interior mantiene esta tónica o, por el contrario, opta por elevar hasta 5 el nivel de amenaza.

Toda la actualidad en portada

comentarios