Artur Mas llega al Tribunal Supremo - JAIME GARCÍA

Mas asegura ante el juez que no hubo ningún comité estratégico del «procés», sino reuniones políticas

El líder independentista, libre sin fianza, dice que la declaración de independencia fue «simbólica»

MadridActualizado:

El expresidente de la Generalitat Artur Mas ha asegurado este martes ante el juez Llarena que en el proceso independentista no ha habido ningún comité estratégico y que «lo único que ha habido» son reuniones de carácter político, «Si no hablamos de política, ¿de qué vamos a hablar?», se ha preguntado el líder independentista ante los periodistas al término de su declaración. «Mal iríamos que (sic) los políticos no se vieran para definir estrategias e implementar los resultados de las elecciones», ha dicho.

El líder independentista, que ha comparecido ante el magistrado del Tribunal Supremo durante más de tres horas, ha sostenido que la declaración unilateral de independencia fue una resolución «parlamentaria y simbólica» y que los dirigentes políticos se limitaron a acompañar el proceso popular, «hacia la soberanía con una voluntad de entendimiento, negociación y diálogo» que no se ha visto correspondida por el Estado.

Tras su declaración el dirigente independentista, condenado ya por el TSJC por su participación en la consulta ilegal del 9-N, ha quedado en libertad sin fianza. La acusación popular Vox había pedido una caución de 60.000 euros en la vistilla de medidas cautelares, una solicitud a la que se han adherido la Fiscalía y la Abogacía del Estado.

Mas ha asegurado que aunque está satisfecho con su libertad, está «triste por la prisión de otros y porque haya personas fuera del país que no pueden volver por el riesgo de entrar en prisión». Un espontáneo que se encontraba a las puertas del Supremo ha llamado a Mas «tonto útil de los golpistas», a los que una veintena de simpatizantes del «expresident» han respondido con gritos de «Visca Catalunya Lliure»(Viva Cataluña libre).

Fuentes presentes en el interrogatorio del expresidente de la Generalitat señalan que en el contexto del diálogo y de la negociación con el Estado, Mas aludió a las negociaciones que durante un año y medio entabló el gobierno catalán con Mariano Rajoy y el dirigente socialista Alfredo Pérez Rubalcaba siempre a través de terceros. A preguntas de Vox, Mas no quiso desvelar el nombre de los representantes de PP y PSOE a esos encuentros, que se vieron suspendidos, ha dicho, cuando trascendió uno de ellos.

El nombre de Artur Mas se incorporó al de la lista de imputados por rebelión tras el análisis de la Guardia Civil de la agenda intervenida al número dos de Junqueras, Josep Maria Jové. En ella, el expresidente de la Generalitat aparecía como participante en el diseño de la estrategia secesionista. Como los demás dirigentes independentistas imputados en esta última tanda (Marta Rovira, Marta Pascal o Anna Gabriel), también asistió a las reuniones en las que se fraguó el intento de ruptura con el Estado.

El papel de los ayuntamientos

Por su parte, la otra imputada que este martes estaba llamada a declarar, Neus Lloveras, presidenta de la Asociación de Municipios por la Independencia, ha quedado en libertad sin medida cautelar alguna. Lloveras ha defendido la legalidad de las actuaciones de la asociación que preside y de los ayuntamientos en el marco del referéndum ilegal.

En un informe presentado al juez, la Guardia Civil señalaba que «el control del Parlament y del Govern por parte de los partidos independentistas les ha permitido ir aprobando normas de desconexión que probablemente no habían sido impulsadas si no hubiese habido el respaldo social por parte de entidades soberanistas como ANC, Ómnium Cultural o AMI». Los líderes de las dos primeras asociaciones, Jordi Sànchez y Jordi Cuixart, están en prisión preventiva.