Vídeo: "Vamos a intentar presidir el Parlament porque es lo que nos corresponde",palabras de Arrimadas el pasado día 31 de diciembre - ATLAS

Arrimadas espera a que presos y huidos dejen sin mayoría al independentismo

La dirección defiende que «no procede una investidura para perderla» y pide al PP que espere a que ERC y JxCat rompan

La líder de Ciudadanos en Cataluña asegura que su partido quiere conseguir presidir el Parlament

MadridActualizado:

Ciudadanos asiste con una mezcla de incredulidad y de resignación a las presiones que está recibiendo para que presente a Inés Arrimadas como candidata a presidir la Generalitat. Presiones que enmarcan en la «incapacidad del PP para digerir los resultados» del 21 de diciembre, resalta un miembro de la dirección, que cuestiona la estrategia del PP «cuando la aritmética es tan clara» y porque lo que habría que hacer es «presionar» al frente independentista en su división «para que se cuezan en su propia salsa». Reclaman poner en foco en ver «qué hace la CUP» pero también en Ada Colau.

Pero la formación naranja empieza a abrir su discurso hacia la posibilidad de intentar una investidura. Pero lo harán en base a su hoja de ruta y sus tiempos. Todo pasa por un fracaso previo del bloque independentista. Ayer, el portavoz de Cs en el Parlament, Carlos Carrizosa, defendía que «la aritmética parlamentaria da ahora la opción a los independentistas», pero abría claramente la puerta a mover ficha después: «Si no se ponen de acuerdo, intentaremos una investidura de Inés Arrimadas», indicó.

Pero tienen que sucederse demasiados elementos todavía para llegar a ese escenario. En primer lugar la falta de acuerdo entre los independentistas, pero no solo eso. «También el curso de los procesos penales de un montón de diputados», apunta un alto dirigente del partido. Varios miembros del Comité Permanente del partido consultados ayer por este diario ponían el foco en la necesidad de esperar a ver qué sucede con aquellos que han logrado un acta de diputado y se encuentran en prisión o huidos de la Justicia. En ese sentido será importante lo que suceda con Oriol Junqueras en la vista mañana ante el Tribunal Supremo que revisará su encarcelamiento preventivo.

No es algo que Ciudadanos decidirá de inmediato. Y aseguran que las posiciones no pueden ser inamovibles. «Todavía hay que esperar mucho para explorar una investidura», asegura un miembro de la dirección que pone el foco en la necesidad de atender a la cuestión judicial y qué sucede con los diputados en prisión o con orden de detención y ver «quién puede votar o quién no» antes de hablar de otras cuestiones. «Ellos tenían un bloque que suma, de momento. Hay que esperar y poner el foco donde tiene que estar», señala este dirigente.

Solo para ganar

Dentro del partido hay quienes son bastante optimistas al respecto por la falta de unidad en el independentismo y porque los imputados actúen sin disciplina de partido y hagan correr la lista para que los siguientes miembros de cada candidatura pasen o ocupar sus escaños. Pero tampoco son pocos los que califican ese escenario como «muy improbable». Ciudadanos cree que solo hay que intentarlo si hay opciones reales de ganar. «Si no es para ganar, no se va», dice un dirigente. Otro miembro de la dirección es todavía más claro: «No procede una investidura para perderla, por eso no la estamos promoviendo». Los más prudentes advierten de que las opciones de Arrimadas son prácticamente nulas porque «aunque no se pongan de acuerdo para formar gobierno está claro que no nos dejarían gobernar a nosotros». Por eso el único escenario factible es que las mayorías se alteren.

Aún así quedaría el importante escollo, que Cs considera insalvable, de que Catalunya En Comù pueda facilitar la investidura. Pero Arrimadas se comprometió en campaña a pedir el apoyo de Colau si era imprescindible. En ese escenario seguiría siendo improbable que Arrimadas fuese investida pero tendría menos argumentos para no intentarlo.

A presidir el Parlament

Esta misma mañana, Inés Arrimadas, ha asegurado en Onda Cero que la prioridad de su partido es tratar de lograr la presidencia de la cámara, para la que ha postulado a José María Espejo-Saavedra, que ha sido vicepresidente segundo la pasada legislatura: «Sería lo lógico. Es un grandísimo jurista. Ha estado al pie del cañon. Nuestro mejor perfil sería él».

Arrimadas ha dejado claro que este punto es el que le preocupa ahora: «Es un órgano muy importante cuando se plantean barbaridades. Forcadell parecía la presidenta de la ANC. Si hubiéramos tenido un representante constitucionalista eso no habría ocurrido. Nos toca presidir el parlament porque hemos ganado las elecciones».

Pero de cara a la investidura ha seguido manifestando muchas cautelas: «Hay que saber contar y ellos tienen 70 escaños, pero nosotros intentaremos tener la presidencia. Primero es presidir la mesa y luego esperar a ver que hacen los independentistas. Vamos a estar al pie del cañón».

Arrimadas ha pedido «tranquilidad» a PP y PSOE aunque entiende que «tienen que meternos presión porque han sacado un resultado horroroso», pero ha pedido «trabajar de la manera mas inteligente posible». Sobre las presiones del PP para que pueda intentar una investidura junto a los comunes, Arrimadas ha tratado de zafarse de ellas: «Yo no dejo de sorprenderme con el PP. Albiol nos criticó por plantear que llegado el caso pediríamos la abstención a los señores de Podemos. Pero cuando uno saca 4 escaños intenta cambiar de criterio».

Pero sí ha dejado claro que intentará acordar con Xavier Domènech: «Obviamente vamos a hablar con todo el mundo y sí hay q hablar con Podemos, por supuesto. Eso sí, hablaremos en función de mas a menos representatividad». Aunque ha manifestado la falta de perspectivas que observa: «No me cierro la puerta a hablar con ninguna fuerza parlamentaria. Lo lógico es ir de mayor a menor. También le digo que Podemos siempre que los buscamos están al lado de los independentistas».