El joven que mató a su padrastro en Calviá confesó el crimen a los servicios de emergencias

El presunto homicida, que fue detenido de inmediato, intentó asesinar también a su madre, que se encuentra ingresada en un hospital en estado grave

Palma de MallorcaActualizado:

Un joven de 27 años de edad, Bohdan K., fue detenido ayer jueves por la noche en el municipio mallorquín de Calviá, acusado de haber matado a puñaladas a su padrastro, de 61 años y nacionalidad española, y de haber herido de gravedad a su madre, de 46 años y nacionalidad ucraniana. El suceso tuvo lugar en torno a las nueve y media de la noche. Varios vecinos de la calle Santa Lavinia, en la urbanización de Costa d'en Blanes, alertaron a esa hora a la Policía Local de Calviá de que habían oído gritos en uno de los chalets de esta zona residencial. Instantes antes de morir, el hombre apuñalado por su hijastro tuvo aún las fuerzas suficientes para pedir a una vecina que avisase a la Policía. El presunto homicida, por su parte, llamó a los servicios de emergencias confesando la autoría del crimen.

Cuando los agentes llegaron a la finca, se encontraron en el exterior del chalet con el supuesto agresor, quien tenía sus ropas manchadas de sangre. El joven, que al parecer se encontraba en estado de gran alteración, fue reducido y detenido de inmediato. En el momento del arresto, ya no portaba el cuchillo o los cuchillos con los que presuntamente llevó a cabo el ataque.

En el interior de la casa había sangre en distintas estancias y dos cuchillos en el suelo. Los policías descubrieron primero el cuerpo del hombre, que había ya fallecido, y hallaron también a la madre del supuesto homicida, herida de gravedad, ya que había perdido mucha sangre debido a las diversas puñaladas recibidas. La mujer fue atendida rápidamente y trasladada de inmediato al Hospital de Son Espases, en Palma, en donde quedó ingresada en la Unidad de Cuidados Intensivos, en estado grave.

La Policía Judicial de la Guardia Civil pasó a hacerse cargo de la investigación. El presunto homicida era desde hacía años una persona conflictiva. Así, en 2013 había sido detenido por un robo con violencia en la localidad de Magaluf, también en Calviá. Posteriormente, en 2015, había sido arrestado por una agresión en el ámbito familiar. En aquel momento se le impuso una orden de alejamiento de un año, que expiró por tanto en 2016.

Los vecinos de la calle Santa Lavinia han expresado este viernes a los medios su consternación por lo sucedido. La pareja víctima del ataque vivía en la urbanización de Costa d'en Blanes desde hacía diez años. «Muy buena gente, muy buenos vecinos», ha señalado una residente en la zona. «Lo último que el hombre dijo era que su hijastro le daba problemas», ha recalcado otro vecino.