Retrato del Rey situado en el salón de plenos del Ayuntamiento de Pamplona
Retrato del Rey situado en el salón de plenos del Ayuntamiento de Pamplona - ABC

El alcalde de Pamplona reduce el retrato del Rey en el salón de plenos a la mínima expresión

Por fin coloca las banderas en «lugar preferente», aunque con la española escondida

PamplonaActualizado:

El Real Decreto 2568/1986 establece respecto a los ayuntamientos que «en lugar preferente del salón de sesiones estará colocada la efigie de Su Majestad el Rey». El Diccionario de la Real Academia define ‘preferente’ como «Que tiene preferencia o superioridad sobre algo».

Si una persona entra en el salón de plenos del Ayuntamiento de Pamplona es posible que le llame la atención el retrato del Rey Felipe VI que ha colocado el alcalde de Pamplona, Joseba Asirón (Bildu). En primer lugar le llamará la atención porque está justo enfrente de la entrada del público, es decir, en la parte trasera del salón. Y en segundo lugar porque es de un tamaño diminuto. Y más si se compara con los dos tapices del siglo XVIII que lo escoltan, uno con el escudo de Pamplona y el otro con el de Navarra.

Más obediente ha sido con la colocación de las banderas. Están en un lugar preferente, en la pared que preside el salón de plenos. Pero si nos fijamos en el artículo 6 de la Ley 39/81, leemos que «cuando se utilice la bandera de España ocupará siempre un lugar destacado, visible y de honor». Y en el Ayuntamiento de Pamplona hay que hacer un esfuerzo ímprobo para lograr ver la enseña nacional. Eso o apartar el resto de banderas que la tapan.

Mandato judicial

Esta es la tercera ordenación de los símbolos que realiza el alcalde de Pamplona desde que asumió el cargo en junio de 2015. Su primera decisión fue apartar las banderas y el retrato del Rey.

Vista interior del salón de plenos del Ayuntamiento de Pamplona
Vista interior del salón de plenos del Ayuntamiento de Pamplona- ABC

En las otras dos ocasiones en que cambió la decoración del salón de plenos los tribunales le dieron un pequeño tirón de orejas y le recordaron que la ley dice que tanto el retrato del Rey como la bandera española deben ocupar un lugar preferente. Pero la alcaldía no termina de acertar con su posicionamiento.

Desde Unión del Pueblo Navarra consideran que «Asirón hace el ridículo jugando a las cuatro esquinas con las banderas oficiales del Salón de Plenos». Los regionalistas critican «la obsesión del alcalde por la decoración y por eliminar del Ayuntamiento cualquier rastro de la identidad navarra y española de nuestra ciudad mientras impone la ikurriña en el balcón». En su opinión, «es muy triste pensar que el alcalde de Pamplona dedica tiempo y recursos del Ayuntamiento a esta cuestión intentando no rectificar, en lugar obedecer a los tribunales a la primera y ocuparse de las necesidades de la ciudad».