Albert Rivera, en el Congreso
Albert Rivera, en el Congreso - JAIME GARCÍA

Albert Rivera, en Esquire: «Ahora disfruto con 'Sucesor Designado'»

El líder de Ciudadanos condece una entrevista en la que reflexiona sobre el momento actual de Ciudadanos y su propia posición política. También contesta a preguntas de índole personal

Actualizado:

Con su llegada a la primera plana de la política nacional, Albert Rivera puso de actualidad la ficción danesa «Borgen». Ahora, el líder de Ciudadanos confiesa disfrutar en su tiempo libre de «Sucesor Designado», una serie que versa sobre el cambio de liderazgo en Estados Unidos después de que un atentado acabe con parte del Gobierno, incluido el presidente.

El líder de Ciudadanos ha concedido una entrevista a la revista Esquire en la que, además de hablar de las series que le gustan, no ha eludido contestar a preguntas más personales, como cuál es su credo. «Soy agnóstico. No soy creyente, pero soy muy respetuoso con todas las religiones», apunta. También las relacionadas con su vida familiar y tiempo libre. Rivera, que asegura ser madrugador y que sus jornadas de trabajo son de 14 o 18 horas, confiesa que le gustan los coches, hacer deporte o salir a cenar. Y destaca una premisa obligatoria: la de respetar el fin de semana que pasa con su hija. «Si respetan el fin de semana que me toca con mi hija, saben que me pueden exprimir al máximo el resto del tiempo», sentencia.

Sobre Ciudadanos

La entrevista ha visto la luz tan solo un día después de la aprobación de los Presupuestos Generales del Estado. Un punto de inflexión en la legislatura en el que el líder de Ciudadanos ha aprovechado para mandar numerosos mensajes a Mariano Rajoy. Rivera advirtió al presidente del Gobierno que la negociación de los PGE «no era un cheque en blanco» y, en las últimas semanas, ha endurecido su discurso contra el Gobierno, pese a que el voto de la formación naranja fue favorable al proyecto.

El líder de Ciudadanos también ha aprovechado su entrevista para hacer balance del momento que vive su partido y para reflexionar sobre sus propias posiciones políticas. «Yo vine a la política a sufrir presión», llega a asegurar Rivera, que lanza un mensaje a aquellos que le señalan por ser un «novato». «Llevo 11 años en esto», apostilla.

Para Rivera, según sus palabras, Ciudadanos ha acogido «muchas de las reivindicaciones del 15-M». «No es que yo las haga propias, es que las hemos convertido en programa y pactos de investidura», asegura, para después lanzar un mensaje a Podemos, que siempre ha señalado el 15-M como el germen de su nacimiento. «Ciudadanos, al ser un proyecto de país, al tener un mismo discurso en todas partes, el de reformar la Constitución, no romperla, representa mejor esa transversalidad del 15-M».

«Creo que Ciudadanos es una startup política para el futuro de España», asegura en la entrevista Albert Rivera, quien confiesa a la publicación haber votado a PP, PSC y CiU. Sobre su formación, Rivera destaca su «coherencia» y su capacidad de «negociar con un partido con el que tiene discrepancias». De su equipo, el líder de la formación naranja afirma que «primero buscamos buenas personas y después les pedimos el currículum».

Albert Rivera no ha perdido la ocasión de lanzar promesas electorales relacionadas con temas que marcan la actualidad. «Puedo prometer que si soy presidente no voy a indultar a personas que han sido condenadas por la justicia en casos de corrupción, malversación, prevaricación, sedición o terrorismo», señala. De hecho, anuncia por primera vez la intención de su partido de «regular las relaciones telemáticas entre hijos y padres de parejas separadas» si llegan al poder.