Xavier García Albiol junto a Mariano Rajoy en la presentación de su candidatura - Inés Baucells

Elecciones CataluñaEl 21-D tendrá una movilización electoral histórica por encima del 80 por ciento

Los constitucionalistas ganan 361.000 votos, mientras que los separatistas solo 17.000

MadridActualizado:

Siete de cada diez catalanes creen que las elecciones autonómicas del 21 de diciembre serán más importantes que las anteriores, una opinión que crece, significativamente, entre los votantes del PP y de Ciudadanos, según la última encuesta de GAD3 para ABC. Y es esa percepción de trascendencia la que impulsa la participación hasta niveles históricos: el 82 por ciento de los catalanes podría acudir a las urnas el 21-D, cinco puntos más que en las elecciones de 2015. Todo parece indicar que esa mayor movilización beneficiará a los partidos constitucionalistas, que habitualmente sufren un retroceso en el número de votos en las autonómicas respecto a las generales. Esa tendencia podría romperse ahora.

Solo 8.000 votos separan hoy por hoy a las tres fuerzas separatistas (ERC, Junts pel Catalunya y CUP) de las tres constitucionalistas (Ciudadanos, PSC y PP): 1.974.000 frente a 1.966.000. Las elecciones se decidirán por muy pocas papeletas. Ahora mismo, el partido de Inés Arrimadas está a 34.000 votos de ERC, el primero en la encuesta de GAD3.

La movilización histórica del 21-D recompensará, previsiblemente, a Ciudadanos y al PSC, lo que indica que se producirá en sectores de centro izquierda. El partido que lidera Albert Rivera obtendrá 235.000 votos más que en las autonómicas anteriores, mientras que la formación de Miquel Iceta ganará otros 135.000 votos. Entre ambos suben 370.000 votos, mientras que el PPcae apenas 9.000 respecto a los comicios pasados.

Caída de la CUP

El balance de los constitucionalistas es claramente positivo: 361.000 votos más que en 2015. Frente a ellos, los independentistas solo suman otros 17.000 votos. ERC y Junts pel Catalunya obtendrán 1.730.000 papeletas, 109.000 más que hace dos años. Pero al presentarse en listas separadas, pueden perder hasta tres escaños. El desplome de la CUP, que se deja 92.000 votos por el camino, arrastra al conjunto de los separatistas.

Los «comunes» de Ada Colau también pierden fuelle ante las elecciones del 21 de diciembre, al pasar de los 366.000 votos de Catalunya Sí que es Pot en 2015 a los 330.000 de Catalunya en Comú: 36.000 votos menos.

Los partidos que defienden el orden constitucional basarán buena parte de su campaña en la movilización de un electorado que se activa más en las elecciones generales que en las autonómicas. El punto culminante se produjo en las elecciones al Congreso de 2008, cuando solo el PSClogró casi 1,7 millones de votos, y el PP fue el tercero, con 610.000. Entre los dos rozaron los dos millones y medio. En las generales de 2011, el PSC cayó pero aún así consiguió 922.000, y el PP subió hasta los 716.000.

Diferencia con las generales

El diferente comportamiento del electorado en las autonómicas se ve en estos datos:en 2010, el PP logró 330.000 votos menos que en las generales de 2011. En las autonómicas de 2015 llegó a los 348.444 votos, frente a los 464.538 de las generales de 2016.

En el PSC, el retroceso en las autonómicas también es significativo: en 2010, solo sumó 570.316 votos al Parlamento catalán, después de haber obtenido casi 1,7 millones en las generales dos años antes. En las autonómicas de 2012, bajó a 523.000, frente a los 922.000 de las generales de 2011.

El caso de Ciudadanos es diferente, pues hasta 2015 no se presentó como partido nacional a unas generales. En las autonómicas de ese año alcanzó los 734.000 votos, casi 250.000 más que en las generales. En este partido que naació en Cataluña operaría el mismo efecto que en los partidos nacionalistas.