El ministro José Manuel García-Margallo, en la ONU
El ministro José Manuel García-Margallo, en la ONU - efe

La ONU respaldará la integridad territorial de los Estados

La Asamblea General aprueba hoy una resolución impulsada por España

Actualizado:

El proceso soberanista catalán recibe este viernes un nuevo revés. Será cuando la Asamblea General de Naciones Unidas adopte una resolución en la que defiende el principio de integridad territorial de los Estados, con motivo del 70 aniversario de la Carta fundacional de la organización.

La resolución casi coincide en el tiempo con la adoptada en Madrid por el Congreso del Partido Popular Europeo, también en apoyo de ese principio como básico para la Unión Europea.

El Gobierno español no ha sido ajeno a la preparación de la resolución que va a refrendar la Asamblea General de la ONU. Ha negociado en los últimos meses con los otros 192 países miembros hasta alcanzar, no sin dificultad, un texto en el que se reafirman valores como el respeto de los derechos humanos, la solidaridad y la citada integridad territorial.

España, que este mes preside el Consejo de Seguridad de la ONU, fue quien propuso que al acto que hoy se celebrará solemnemente en Nueva York para conmemorar el 70 aniversario de la Carta de San Francisco, suscrita el 26 de junio de 1945, se sumara una declaración política de los 193 países

El texto, al que tuvo acceso ABC, será leído y, a continuación, aprobado por los Estados miembros, que reafirman así, según se indica, su fe en las Naciones Unidas y su «inquebrantable compromiso con los propósitos y principios de la Carta, así como con la Carta en su totalidad».

La resolución renueva la determinación que se expresa en el preámbulo de la Carta de «preservar a las generaciones venideras del flagelo de la guerra, que dos veces durante nuestra vida ha infligido a la Humanidad sufrimientos indecibles».

Amenaza y uso de la fuerza

Además, manifiesta el compromiso de los países miembros de «cumplir -dice- nuestra obligación de abstenernos, en nuestras relaciones internacionales, de recurrir a la amenaza o al uso de la fuerza contra la integridad territorial o la independencia política de cualquier Estado, o en cualquier otra forma incompatible con los propósitos de las Naciones Unidas».

No es esa la única mención a la preservación de los Estados en su integridad, ya que, más adelante, se expresa la voluntad de «respetar el principio de la igualdad soberana de todos los Estados, su integridad territorial e independencia política, el derecho a la libre determinación de los pueblos, la no intervención en los asuntos internos de los Estados y la solución de las controversias internacionales por medios pacíficos y de conformidad con los principios de la justicia y del derecho internacional».

El ministro de Asuntos Exteriores, José Manuel García-Margallo, intervendrá en el acto, junto a otros oradores, y, previsiblemente, glosará lo referente a la integridad territorial.

El texto reafirma también el compromiso de «promover, proteger y asegurar todos los derechos humanos para todas las personas, sin distinción de ningún tipo», y subraya que son «fundamento de la libertad, la justicia y la paz».