Pedro Sánchez
Pedro Sánchez - efe
todo irá bien

Un gobierno pactado

Actualizado:

Pedro Sánchez, presidente. Albert Rivera, vicepresidente político. Jordi Sevilla, vicepresidente económico. Y Luis Garicano, del que tanto el PSOE como Ciudadanos se fían, pero no tanto, ministro de Industria. Este es el Gobierno que PSOE y Ciudadanos tienen pactado y así lo detallan a los grandes empresarios a los que van a pedirles financiación y confianza.

Ciudadanos ya ha elegido y el PSOE es su pacto preferido. Desde el partido de Albert Rivera se identifica al PP, y muy particularmente al presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, como el principal problema de la política española.

La aparente equidistancia de Ciudadanos es más una estrategia electoral que una realidad. Su preferencia por los socialistas es absoluta y sólo les queda esperar que la aritmética parlamentaria ayude. De momento tratarán de desmentirlo y ocultarlo, porque durante la campaña intentarán captar a la parte de electores populares que quieren votar a la derecha pero dándole un toque de atención a su partido de siempre; y también a aquellos que, definitivamente desengañados del PP, por poco liberal y demasiado socialdemócrata, y por confuso a la hora de defender la unidad de España, buscan en Ciudadanos la regeneración de la derecha, de la economía de mercado y la afirmación de la vigencia de los principios constitucionales.

Tal como en 2003 Carod-Rovira tuvo el voto de muchos convergentes que querían espabilar a su partido, y confiaban en el pacto natural CiU-ERC, hoy buena parte de los apoyos de Ciudadanos vienen de votantes que lo último que querrían es que los socialistas volvieran a gobernar, y mucho menos con su sufragio. Y esto es precisamente lo que podrían encontrarse el 21 de diciembre, tal como los alegres convergentes que se fiaron de Carod acabaron patrocinando que los socialistas tomaran la Generalitat y que llegara a presidente Pasqual Maragall.

En un alarde de sinceridad que le honra, la candidata de Ciudadanos a la presidencia de la Generalitat, Inés Arrimadas, al ser preguntada el lunes en Herrera en COPE sobre qué les diría a aquellos españoles que votan a su partido dando por hecho que su único pacto posible es con el PP, respondió con un elocuente: «Quien quiera votar al PP, que vote al PP; quien quiera votar a Ciudadanos, que vote a Ciudadanos».

Tanto Rajoy como Sánchez trabajan con encuestas en que los tres partidos -PP, PSOE y C’s- estarían en un triple empate, siendo incluso Ciudadanos la segunda fuerza, por delante de los populares.