Albert Rivera, presidente de Ciudadanos - Angel de Antonio

Rivera apuesta por un estado federal con límites competenciales para las autonomías

Su reforma de la Constitución dará más independencia al Fiscal General del Estado

Actualizado:

La reforma constitucional que planteará Ciudadanos empieza a coger forma. El partido tiene intención de presentar en el mes de septiembre su propuesta de modificación de la Carta Magna, que defenderá un modelo federal para España, abordará la reforma del Senado y aumentará la independencia en el sistema judicial.

En el día de ayer tuvo lugar en un piso de la capital una reunión de trabajo, que se prolongó durante cerca de ocho horas, en la que empezaron a trazarse algunas de las cuestiones principales. Un enuentro en el que estuvieron presentes Francisco Sosa Wagner, Mercedes Fuertes, Luis Garicano, Elisa de la Nuez y Francesc de Carreras. En la cabecera de la mesa, Albert Rivera, y su mano derecha, José Manuel Villegas, estuvieron presentes en el inicio de la reunión. También formará parte de este grupo de trabajo, aunque ayer no estuvo presente en la reunión, Andrés Betancourt, catedrático de Derecho Administrativo de la Universidad Pompeu Fabra

Aunque su composición podría ampliarse, este sería el equipo de corte académico que llevará a cabo una iniciativa de reforma que tiene un objetivo prioritario: cerrar el modelo autonómico y acercarse a un modelo de corte federal. La reforma constitucional que planteará el partido parte de informe emitido por el Consejo de Estado en el año 2006, que plantea fijar en la Constitución un techo de competencias autonómicas, para evitar «tensiones perjudiciales para la vida del Estado». Un debate sobre las competencias que estudiará también el modelo de financiación.

Ciudadanos ha apostado tradicionalmente por un «modelo de Hacienda compartida», entre la Administración Central y las comunidades autónomas. Entienden que ese sistema aportaría «suficiencia financiera a las regiones para prestar y gestionar las competencias que tienen asumidas». Rivera dejó ayer claro en un acto en Madrid que si apuestan por un modelo de haciendas autonómicas, los regímenes forales de País Vasco y Navarra se acabarán.

Una de las personas presentes en la reunión señaló a ABC que «la Constitución no va a ser un límite» a la hora de plantear cambios. «No hay que cambiarlo todo, ni demonizarla, pero tampoco cerrarnos a la posibilidad de mejorarla», señaló esta fuente.

Cambios en el Senado

Este equipo de trabajo volverá a reunirse a finales del mes de julio. Otro asunto que estará encima de la mesa será la modificación del Senado para que funcione como una verdadera Cámara territorial. Rivera siempre se ha mostrado muy contundente en este aspecto: «O lo reformamos o lo cerramos».

El otro punto central de esta reforma modificará el artículo 124 de la constitución, que en su apartado cuatro recoge que la figura del Fiscal General del Estado es nombrado por el Rey a propuesta del Gobierno. Fuentes de la formación confirman que están trabajando en una propuesta que aumente la independencia de la Fiscalía respecto al Gobierno.

Todas las posibilidades están encima de la mesa, desde que sea elegido por los fiscales hasta acotar que sean solo los fiscales los que pueden ser elegidos. Una de las posibles modificaciones sería elevar el Estatuto orgánico del Ministerio Fiscal al rango de Ley Orgánica.

Este grupo de trabajo abordará la propuesta constitucional y otras reformas de calado institucional. En la reunión celebrada ayer también se debatió sobre el sistema electoral. En este sentido el partido sintoniza bien con el modelo alemán de doble voto. De vuelta al aspecto judicial, el partido va a estudiar fórmulas para avanzar en la «despolitización» de la Justicia. Serían los propios jueces y magistrados los que elegirían a todos los cargos de la judicatura. Rivera defendió ayer que la Carta Magna «no hay que modificarla para contentar a Artur Mas, sino para implantar reformas serias».