Francisco Granados, conducido anoche a un calabozo de Las Rozas
Francisco Granados, conducido anoche a un calabozo de Las Rozas - efe
operación púnica

Prisión incondicional sin fianza para los cerebros de la trama, Granados y Marjaliza

El juez Velasco imputa al ex secretario general del PP ocho delitos. El exconsejero madrileño es titular de cuentas en Suiza y utilizó su posición para beneficiar a empresarios y enriquecerse

Actualizado:

El juez de la Audiencia Nacional Eloy Velasco ha acordado prisión incondicional para Francisco Granados, el ex número dos del Partido Popular madrileño, y para el empresario David Marjaliza, su amigo de la infancia, por su presunta participación en la red de corrupción regional y municipal destapada con la Operación Púnica. A Granados, el magistrado le imputa los siguientes delitos: blanqueo de capitales, organización criminal, contra la Hacienda Pública, tráfico de influencias, cohecho, malversación de fondos, prevaricación y fraude.

El auto del juez reseña que Granados es titular de algunas de las cuentas de las que Suiza cree que existe sospecha de delito de blanqueo de capitales agravado. A lo largo de su carrera política, existen indicios de que habría beneficiado a Marjaliza y otros empresarios, como José Luis Huertas, el administrador de la empresa Waiter Music, en las materias de contratación pública y urbanismo, tomando parte en una red de tráfico de influencias que también ha utilizado para su propio beneficio e intereses.

Además, se han identificado diversas operaciones inmobiliarias de las que se sospecha que pueden haber sido la contraprestación recibida de los empresarios a los que favoreció. Por todo ello, Velasco entiende que podría haber incurrido en los delitos enumerados.

Respecto a los demás imputados que han sido interrogados este viernes 31 de octubre, el magistrado ha decretado libertad con una fianza de 6.000 euros para dos empresarios de Collado Villalba y libertad con comparecencias mensuales para el Guardia Civil detenido por confesar a Granados que estaba siendo investigado.

Sobre Marjaliza, el magistrado le considera «la cabeza de un amplio entramado empresarial» y «núcleo de una organización criminal», que habría utilizado sus numerosos contactos personales y políticos para lograr las adjudicaciones irregulares para sus propias empresas y las de terceros. Recibía por ello «una comisión». Es decir, cobraba por favorecer contratos irregulares a empresas elegidos a dedo gracias a sus amistades.

Afea a su amigo de la infancia

Francisco Granados ha negado ante el juez haber cobrado comisiones por adjudicaciones irregulares de contratos y ha asegurado que la cuenta de Suiza investigada es de David Marjaliza, según fuentes de su defensa presentes en el interrogatorio.

En una declaración que ha durado dos horas y cuarto, Granados ha explicado que abrió una cuenta en Suiza cuando trabajaba en el sector privado dedicado a banca de inversión en 1996. Esto sucedió porque el agente con el que operaba cambió de banco y decidió trasladar allí las cuentas. Siempre según las fuentes de la defensa del imputado, Suiza no permitió a Granados cerrar la cuenta en 2000, un año después de que Granados fuera elegido alcalde de Valdemoro. Suiza le pidió que le sustituyera alguien. Entonces, el ex número dos de Esperanza Aguirre, pensó en David Marjaliza, amigo suyo de la infancia y quien «siempre había querido tener una cuenta en Suiza y tenía potencia para ello», según las mismas fuentes. A partir de ahí, él dejó de operar la cuenta, explican.

Los movimientos en estas cuentas en Suiza son el hilo que permitió abrir la investigación en marcha por la Operación Púnica y los que apuntaron a Granados, así como a Marjaliza. En concreto, la Fiscalía de Laussane, Suiza, detectó en 2013 una transferencia de 1,6 millones a esta cuenta. La defensa de Granados explica él no tiene que ver con ese dinero. Además, también ha negado tener relaciones profesionales con Marjaliza y haber influido en adjudicaciones gracias a sus cargos en la Comunidad de Madrid.

Cinco días a base de zumo y galletas

La defensa de Granados ha asegurado que van recurrir al Tribunal Constitucional la «detencion ilegal» que denunciaron ayer a través del procedimiento habeas corpus. Argumentan que la detención sobrepasó el plazo legal fijado. Según su abogado, Granados lleva cinco días «a base de zumo y galletas», pero «está entero».