Miguel Arias Cañete
Miguel Arias Cañete - EFE

El PSOE, aislado en la Eurocámara por sus ataques a Arias Cañete

Las votaciones sobre el exministro y el francés Moscovici se retrasan hasta el martes

Actualizado:

Media Comisión Europea está en el aire, con el consiguiente riesgo de que se retrase su entrada en funciones, a causa de la batalla que han decidido dar los socialistas españoles al nombramiento de Miguel Arias Cañete como comisario de Energía y Clima. Como se esperaba, después de la virulenta actuación el miércoles de la portavoz de la delegación socialista española, Iratxe García, ayer los diputados populares —y ya no sólo los españoles— atacaron al aspirante francés a comisario de Economía, Pierre Moscovici, que tendrá que repetir su comparecencia porque la primera resultó «poco convincente» acerca de su competencia para el cargo.

El presidente electo de la Comisión, Jean-Claude Juncker, respaldó ayer a todos los aspirantes a comisario («incluyendo al señor Arias Cañete», si hacía falta un mensaje para los escépticos) y su portavoz dijo que está en contacto con el presidente del Parlamento, el socialista alemán Martin Schultz, para garantizar que se mantiene el calendario. Y el resultado será que al menos las candidaturas del español y del francés acabarán decidiéndose simultáneamente y probablemente con resultado favorable.

En efecto, las reticencias de los socialistas han hecho que el dictamen sobre la idoneidad de Arias Cañete se retrase hasta la semana que viene, probablemente el martes. Este es el acuerdo que se adoptó ayer en la reunión de los coordinadores de los grupos políticos de las comisiones de Industria y Medio Ambiente que tenían que elaborar el informe final. Algunos diputados han llamado la atención sobre el hecho de que ha sido más fácil unir en una cartera dos competencias de este calibre que poner de acuerdo a los diputados de las dos comisiones, que reman en direcciones opuestas y defienden intereses a veces incompatibles y pese a lo cual, las competencias de Arias Cañete no se ponen en duda.

Los miembros de estas comisiónes que le han examinado tendrán que esperar al informe de la comisión jurídica que se reunirá de forma extraordinaria el lunes para volver a analizar la declaración patrimonial que ha presentado el exministro y ratificar que no supone ningún conflicto de intereses con el cargo de comisario.

Esta petición de un nuevo informe la solicitaron los socialistas franceses, que presentaron una cuestión de orden antes de iniciar la audición de Arias Cañete, y reclamaron un nuevo análisis tras las modificaciones realizadas por el comisario europeo, a pesar de que se trata de un error de la administración del Parlamento Europeo. Los servicios correspondientes han admitido que la informacion no se había colgado debidamente en la web.

La sombra de Podemos

Una vez que las comisiones de Industria y Medio Ambiente tengan este nuevo informe, está previsto se volverán a reunir para decidir si votan directamente la candidatura de Cañete o le someten a otro turno de preguntas.

Los socialistas españoles soportan la presión por parte de los verdes y la extrema izquierda, especialmente Podemos, que han hecho de sus críticas a Arias Cañete una forma de obligar al PSOE a demostrar que no forman parte de lo que estos llaman «casta». Los socialistas españoles han vuelto a dejar en el alero el pacto de legislatura entre los tres grandes partidos (populares, socialistas y liberales), que Schulz intenta salvar a toda costa. Pero la negativa de Pedro Sánchez a apoyar a Cañete hace casi imposible que los eurodiputados del PSOE le voten.