Recreación de actores de Pram (Austria) del avance de una legión romana con los gladius» en la mano
Recreación de actores de Pram (Austria) del avance de una legión romana con los gladius» en la mano - Wikipedia

Armas originarias de España: del «gladius» romano al «cóctel Domínguez»

Actualizado:

Son muchas las armas que han visto su origen en las siempre belicosas tierras de España. La calidad del hierro que servía para la construcción de las armas hispánicas fue alabada por los cronistas romanos –en Toledo, curiosamente, la tradición siguió vigente durante la Edad Media–, que quedaron sorprendidos por su capacidad de corte y su flexibilidad. El pragmatismo romano llevó a adoptar estas armas entre sus filas sin el menor miramiento. Y no fueron los únicos, en lo referido a la guerra nunca importó la nacionalidad de las armas sino su capacidad de matar.

Roma copia las armas a Hispania

El «gladius» era la espada básica de los soldados romanos. De una longitud aproximada de medio metro y una hoja recta y ancha de doble filo, se trata de una adaptación de las espadas cortas usadas por los mercenarios celtíberos («gladius hispaniensis») al servicio de Aníbal durante las Guerras Púnicas.

Las celtiberas –usadas para lanzar ataques con gran rapidez, en especial estocadas– causaron gran impresión a los romanos que nunca había visto armas tan letales. Cabe recordar que estaban compuestas de un hierro de alta calidad, que se trataba de una manera especial.

Progresivamente el «gladius» fue sustituido por la «spatha», copiada de los bárbaros germánicos. No en vano, el «gladius» había desplazado a su vez a la «falcata» también de origen hispano. La «falcata» era un tipo de arma blanca, similar a los actuales machetes en su forma y longitud, que se fabricaba con acero originaria de Iberia, y por tanto relacionada con las poblaciones nativas ibéricas anteriores a la conquista romana. Fue muy usada entre los pueblos íberos, siendo la espada de «antenas» más común en la zona céltica de la Península.

Arcabuz y espada ropera, ¿origen español?

Los historiadores no se ponen de acuerdo en la fecha exacta de la aparición del primer arcabuz, ni en el lugar de su invención. No obstante, ya en la década de 1420, en las Guerras Husitas (1419-1434), que tuvieron lugar en el Reino de Bohemia, los rebeldes emplearon armas portátiles de fuego que eran unos primitivos arcabuces.

Aunque no se sabe con seguridad si los primeros modelos de arcabuces provienen de España, Italia o de Alemania, sí está documentado que un ingeniero español incorporó a este arma un muelle de serpentín que permitía al mecanismo volver a su posición inicial. Una modificación que convirtió a los arcabuces españoles en los más demandados de Europa.

En lo respectivo a la espada ropera (también llamado estoque), ocurre algo parecido. Es difícil saber su procedencia, pero muchos lo asocian a España porque su nombre es de origen español y aparece registrado por primera vez en las Coplas de la panadera, de

Juan de Mena

, escritas entre 1445 y 1450 aproximadamente.

Sin embargo, el hecho de que el término sea de origen español no implica que el desarrollo de este tipo de espadas se diera originalmente en España, ya que el proceso se dio de forma conjunta por toda Europa.

«La navaja española» sustituye a la espada

Se considera que la navaja surge a finales del siglo XVI en España tras la prohibición promulgada por Carlos I de llevar armas de hoja larga, sobre todo espadas, a gente ajena a la nobleza. La navaja permitía ocultar la hoja, además de ser pequeña, manejable y mucho más barata que una espada. Asimismo, la difusión que los dibujantes y viajeros románticos del XIX hicieron de la navaja en manos de los bandoleros españoles y como arma contra el poderoso ejército francés ha terminado por vincularla extrechamente a nuestro país.

En todo caso, el término navaja es bastante más antiguo. Algunos historiadores han apuntado a los tiempos de Roma, pero la ausencia de piezas originales de esa época induce a pensar que su uso como arma fue adquirida durante la Edad Moderna en España.

El «cóctel Domínguez» y el «cóctel molotov»

Se conoce como «cóctel molotov» a la bomba incendiaria de fabricación casera cuyo propósito, más que la explosión, es la expansión de los líquidos inflamables. El nombre y empleo de este artefacto explosivo recibe su designación de la Guerra de Invierno cuando Viacheslav Mólotov (Comisario del Pueblo para los Asuntos Exteriores de la Unión Soviética) comunicó por radio a la población finlandesa que el ejército ruso no estaba bombardeando sino enviando alimentos. El ejército finlandés declaró que si «Mólotov ponía la comida, ellos pondrían los cócteles.

Sin embargo, en España existe un antecesor directo de este concepto: el «cóctel Domínguez».

La descripción de un ataque en la costa de Calahonda

, Granada, el 10 de julio de 1831 incluye el lanzamiento de «varios frascos de fuego contra los contrabandistas».