Los etarras volvieron a llevarse las armas tras enseñarlas a los verificadores
Los verificadores a su llegada a la Audiencia Nacional - efe

Los etarras volvieron a llevarse las armas tras enseñarlas a los verificadores

Actualizado:

Los dos etarras que mostraron las armas a los verificadores, las metieron en una caja de cartón y se las volvieron a llevar después de grabar el vídeo entregado a la BBC. Así lo han revelado hoy los miembros de la Comisión Internacional de Verificación (CIV) en su declaración como testigos ante el juez de guardia de la Audiencia Nacional, Ismael Moreno.

La grabación tuvo lugar en un pequeño piso de la localidad francesa de Toulouse y, según los verificadores internacionales que asesoran a ETA, los terroristas se comprometieron a no usar el lote mostrado, que, según los etarras, estaría inutilizado. Un tercer etarra se encargó de grabar el vídeo.

Los dos verificadores que aparecen en el vídeo, Ram Manikkalingam (Sri Lanka) -coordinador del grupo- y Ronnie Kasrils (Sudáfrica), recibieron una carta anónima, según su declaración ante el juez, en la que se les citó a final de enero en Toulouse. Según su relato, no pueden identificar a ningún terrorista, ya que les recibió «un hombre con gafas y con gorro» en un coche, que les llevó hasta el piso.

Los dos etarras encapuchados les entregaron un listado de las armas, como se muestra en el vídeo, y les aseguran que están «selladas», es decir, inutilizadas.

Los verificadores cobran 750 euros al día y están financiados por el «Dialogue Advisory Group» (DAG) de Amsterdam, que encabeza el propio Manikkalingam, y por algún Gobierno escandinavo, según fuentes jurídicas. El portavoz del CIV ha asegurado que quieren ser «transparentes» y colaborar con la Justicia. «Creemos que existe una oportunidad auténtica para la paz».

El británico Chris Maccabe ha sido el último de los tres integrantes de la denominada Comisión Internacional de Verificación (CIV) en comparecer como testigo ante el juez de guardia de la Audiencia Nacional, Ismael Moreno, para responder sobre sus relaciones con los etarras a los que asesoran.

Entre las 10:00 y las 12:00 horas lo han hecho el coordinador del grupo, Ram Manikkalingam, y el sudafricano Ronnie Kasrils, durante una hora cada uno.

Han respondido a las preguntas del juez y de la fiscal Carmen Monfort, que apoyó la petición de Covite para citarlos como testigos y tratar de averiguar el paradero y la identidad de los dos terroristas con los que aparecen Manikkalingam y Kasrils en el vídeo difundido por la BBC que muestra un pequeño surtido de armas obsoletas supuestamente inutilizadas.

Los tres integrantes de la denominada Comisión Internacional de Verificación (CIV), llegaron hacia las 9:45 a la Audiencia Nacional para declarar como testigos ante el juez de guardia, Ismael Moreno.

La Guardia Civil consiguió entregar las citaciones ayer a cuatro integrantes de la CIV que se encontraban en Bilbao, aunque se negaron a firmarla como signo de protesta. Se trata del coordinador del grupo, Ram Manikkalingam, el sudafricano Ronnie Kasrils, que aparece junto a él y junto a los dos etarras en el vídeo, y el británico Chris Maccabe. Los agentes también entregaron la citación para declarar hoy a partir de las 10:00 a la holandesa Fleur Ravensbergen, pero ésta les informó de que no va a comparecer porque tenía que regresar a su país para cuidar de su hijo.

La quinta integrante del grupo que acudió a España, la ecuatoriana Aracelly Santana, no pudo ser citada, ya que abandonó el país el viernes, antes de que el juez Moreno emitiera las citaciones. El sexto miembro que completa la Comisión Internacional de Verificación, el militar retirado indio Satish Nambiar, no llegó a venir a Bilbao porque se encuentra enfermo.

La citación fue acordada ayer por el titular del Juzgado Central de Instrucción número 2, Ismael Moreno, quien pidió que los miembros de la CIV le aclaren cómo se produjo el acto en el que dos etarras encapuchados les mostraban cuatro armas de fuego selladas, dos granadas y algunos kilos de explosivo y munición pertenecientes a ETA.

Fiscalía y Covite

El magistrado tomó la decisión después de que la Fiscalía informara favorablemente a la petición que había presentado el Colectivo de Víctimas del Terrorismo del País Vasco para que el juez interrogara a los verificadores y les reclamara datos sobre los miembros de ETA con los que se reunieron.

Covite presentó la solicitud el pasado jueves reclamando que de manera urgente se interrogara a Manikkalingam y Karlsrils, los dos verificadores que se reunieron con ETA en enero. Ese mismo día llegaron a Bilbao junto a otros tres miembros de su grupo, y dieron a conocer el último paso etarra, un gesto insuficiente que adelantó en exclusiva ABC.

El líder de la comitiva, Ram Manikkalingam, de Sri Lanka, es el fundador y director de «Dialogue Advisory Group», dedicado a «facilitar diálogos políticos para reducir conflictos violentos». El papel que desempeñan los «verificadores» y «mediadores» responden a la vieja estrategia de ETA de «internacionalizar el conflicto vasco» para meter presión al Gobierno y acceda así a una negociación, informa J. Pagola.

Nacionalistas y abertzales coincideron ayer en criticar la decisión del juez. El secretario general para la Paz y la Convivencia del Gobierno Vasco, Jonan Fernández, dijo que es «difícil de entender que se les ponga dificultades a personas con experiencia y respaldo internacional». Desde EH Bildu Maribi Ugarteburu calificó la medida de la Audiencia Nacional de «increíble y absolutamente denunciable». En esa línea, el coordinador de la Red Ciudadana por el Acuerdo y la Consulta, Lokarri, Paul Ríos, dijo que «enreda y obstaculiza».