• Última Hora Alfonso Grau, imputado por la financiación irregular continuada del PP de Valencia
  • Última Hora El Gobierno retrasa la aprobación de los Presupuestos de 2018 una semana

España

«The Economist» coloca «una soga alrededor del cuello» a Rubalcaba

La revista juzga que el PSOE «se está cavando su propia tumba» por mantener a un «líder estigmatizado» por la herencia Zapatero

e.pastrana - Actualizado: Guardado en: España

La 700.000 personas que se han puesto a la cola del paro, un tasa de desempleo del 26,2%, la caída del precio de la vivienda o el estallido del caso Bárcenas son hechos que según el semanario «The Economist» deberían haber propulsado al PSOE en los sondeos.

Sin embargo, el aprecio de los españoles por el partido que dirige Rubalcaba está «cinco puntos por debajo que en las elecciones de 2011». Sin rodeos, «The Economist» afirma que «la situación demuestra que Alfredo Pérez Rubalcaba es un hombre con una soga al cuello». Y al parecer existen motivos.

«¿Por qué no van los socialistas por delante?»

«La herencia Zapatero» es la causa fundamental, pero no la única a juicio de «The Economist». «Los españoles siguen culpando a Zapatero de detener el alza de una economía boyante» y asocian a Rubalcaba «con la debacle».

También la crisis de autoridad que está atravesando el partido «va apretando la soga», afirman citando como ejemplo «la rebelión» del "ala catalana" en las cuestiones de independencia o la «desobediencia» del alcalde de Ponferrada, que se negó a abandonar el cargo pese a la orden directa de Rubalcaba y que finalmente prefirió retirarse del partido, antes que dejar la alcaldía. En ese sentido «Rubalcaba es en sí mismo un problema para la formación» y la única solución para el PSOE «deje de cavar su propia tumba» está en «la renovación».

Las alternativas

La reunión de la Ejecutiva Federal que se celebró ayer por la tarde anunció un (ligeramente) nuevo reparto de papeles en la ejecutiva socialista, pero no una renovación. Regresa el veterano Ramón Jáuregui, en calidad de coordinador de la conferencia política, aunque dejará este puesto cuando a finales de octubre se celebre y se refuerza el papel de Elena Valenciano. Pero estos cambios están muy lejos de lo que «The Economist» recomienda al partido.

Las alternativas a Rubalcaba para esta publicación pueden estar en el líder de los socialistas de Madrid, Tomás Gómez, o en Patxi López. Pero «las mejores apuestas» serían la exministra de defensa Carme Chacón, que en «un intento táctico» se abstuvo en la votación sobre el derecho a decidir en el Parlamento Catalán o Eduardo Madina, que con «solo 37 años» es «algo joven e inexperto» y «tal vez rechace el puesto», pero cuenta con el apoyo del partido y «sufrió un atentado terrorista que le hizo perder parte de su pierna».

En cualquier caso, la conclusión de« The Economist» es muy clara: «los socalistas necesitan un nuevo líder».

Toda la actualidad en portada

comentarios