Troitiño apela a los «derechos humanos» para no ser entregado a España
Troitiño saliendo de la cárcel de Huelva, en 2011 - efe
terrorismo

Troitiño apela a los «derechos humanos» para no ser entregado a España

La fiscalía londinense defenderá hoy que la entrega del etarra se ajusta a la legalidad española. Cumplió 24 de los 2.232 años de prisión a los que fue condenado por 22 asesinatos

Actualizado:

La defensa de Antonio Troitiño sostiene que la entrega del etarra en España, que lo reclama para encarcelarlo tras haber cumplido solo 24 años de una condena de 2.232, «violaría sus derechos humanos». Así lo aseguró ayer el abogado Matthew Ryder en la primera sesión del juicio que se está celebrando en Londres sobre la extradición del terrorista, autor de 22 asesinatos.

En la vista, el abogado aseguró que la entrega de su cliente al Estado español, que lo requiere para aplicarle la «doctrina Parot», vulneraría los artículos 5 y 7 de la Convención Europea de Derechos Humanos.

Por su parte, el fiscal, Jonathan Hall -en representación de la Justicia española y que tiene turno de respuesta hoy-, sostiene que la extradición se ajustaría a la legalidad española.

La «doctrina Parot», que actualmente analiza la Gran Sala del Tribunal de derechos humanos de Estrasburgo, dictamina que las redenciones de condenas por beneficios penitenciarios se aplican no sobre el máximo legal de 30 años que un recluso puede pasar en prisión en España, sino sobre cada una de las penas por separado.

El Tribunal europeo invalidó el año pasado la aplicación de esta doctrina sobre la etarra convicta Inés del Río. España recurrió en octubre este dictamen, por lo que tanto Del Río como otros etarras en su situación, incluido Troitiño, deben esperar ahora a que haya una sentencia firme para saber si se les puede o no aplicar Parot.

Asesino de guardias civiles

El sanguinario etarra del «comando Madrid», detenido en junio en un piso del oeste de Londres, fue autor de varios atentados entre 1982 y 1984 y del perpetrado en 1986 contra un autobús de la Guardia Civil en la plaza de la República Dominicana de Madrid, donde fallecieron doce guardias civiles y hubo más de medio centenar de heridos.

Trotiño, de 55 años, salió en libertad en España el 13 de abril de 2011 tras cumplir una pena de 24 años, pero días después la Audiencia Nacional revocó esa decisión y lo volvió a requerir para aplicarle la doctrina Parot, con la que su excarcelación quedaría fijada para 2017.

Para entonces, Antonio Troitiño ya estaba ilocalizable, por lo que la Justicia española emitió una orden europea de arresto que llevó a su detención el pasado 29 de junio en Londres.

Su juicio de extradición continúa hoy, cuando el fiscal expondrá sus argumentos, si bien el veredicto del juez podría postergarse aún semanas o meses.