Elecciones País Vasco

Elecciones País Vasco

Elecciones vascas 2012: Álava, «stop» al soberanismo

El PP apela al voto constitucionalista en la provincia para convertirla en «contrapoder» al desafío rupturista

Día 18/09/2012 - 13.21h

Compartir

El Partido Popular confía en que tras las próximas elecciones autonómicas Álava sea una vez más el bastión de «contrapoder» que frene el previsible avance del independentismo vasco, como en su día sirvió de dique de contención para detener el «plan Ibarretxe», fracasado estrepitosamente [Pincha aquí para ver el gráfico a gran tamaño]. Los de Antonio Basagoiti, que repite como candidato a lendakari por segunda vez consecutiva -algo que nunca había ocurrido en la historia del PP vasco-, se marcan como principal objetivo una victoria electoral en este territorio histórico, que siempre se ha mantenido fiel a las fuerzas constitucionalistas, y en el que volcarán sus mayores esfuerzos.

«Debemos demostrar que Álava no quiere aventuras separatistas. El próximo 21 de octubre va a ser vital una vez más el triunfo del PP, que confirme la posición de moderación de los alaveses frente a la deriva de PNV y EHBildu», afirma a ABC un alto dirigente del partido, consciente de lo mucho que se juegan en la circunscripción vasca más disputada, donde cada voto pesa mucho en el reparto final de escaños. Por ello, desde el laboratorio electoral del PP ratifican su disposición a «echar el resto» en un territorio afín, en el que confían en revalidar las dos últimas victorias cosechadas en las elecciones locales de mayo de 2011, lo que les aupó a la Diputación y al Ayuntamiento de Vitoria, así como en el triunfo de Rajoy.

Llamada al «voto útil»

Lo cierto es que nadie duda de que los del 21 de octubre serán unos comicios trascendentales, no solo para el País Vasco, sino para el conjunto de España. La constatación de que el Ejecutivo de Patxi López está ya amortizado, así como el inevitable desgaste del PP por las duras medidas anticrisis que se está viendo obligado a adoptar Mariano Rajoy favorecerán, según todos los pronósticos, un incremento del voto nacionalista y soberanista. Este último, incentivado por la decisión estratégica de ETA de cesar en la actividad terrorista y ahora también espoleado por la ola de independentismo económico que llega de Cataluña.

En el equipo de Basagoiti consideran que solo el PP, desde las principales instituciones alavesas (la Diputación y el Ayuntamiento de Vitoria), y también desde el Gobierno central pueden dar la batalla a los secesionistas, por lo que llamarán al «voto útil» en un territorio, el alavés, donde la dispersión del sufragio parece inevitable. Con Vizcaya como bastión inexpugnable del PNV y Guipúzcoa dominada por Bildu, Álava volverá a ser decisiva en la configuración del próximo Parlamento Vasco.

La composición paritaria del Parlamento Vasco supone que cada provincia, independientemente del número de habitantes, aporte 25 escaños a la Cámara autonómica. Y la caza del votante alavés se presenta feroz. De ahí que el PSE haya colocado a Patxi López encabezando su lista por Álava, cuando tradicionalmente se ha presentado en Vizcaya. También UPyD vuelve a fiar a los alaveses todas sus opciones de reeditar su único escaño en el legislativo vasco. Ambas siglas le disputan claramente el electorado constitucionalista a los populares, que intentarán pescar entre los «decepcionados» con Patxi López y harán pedagogía sobre el «riesgo» de «tirar el voto a la basura» apoyando a partidos «irrelevantes», en alusión a la formación magenta de Rosa Díez, que en Euskadi lidera Gorka Maneiro. «Debemos concienciar a los ciudadanos para que se movilicen y demuestren en las urnas que en Álava somos mayoría los que no queremos proyectos rupturistas. Solo un PP fuerte es capaz de frenar a los que atacan a España», defienden desde la dirección del partido.

Una lista unitaria

Para ello, los de Basagoiti han confeccionado una candidatura «sólida e integradora», a la que se ha sumado el alcalde de Vitoria, Javier Maroto, en estos momentos el político con más tirón popular y proyección dentro del partido. La lista electoral del PP en Álava está encabezada por su secretario general, Iñaki Oyarzábal, tiene a MariMar Blanco (referente en la relación con las víctimas) en sus puestos de salida e incluye a dirigentes históricos del centro-derecha alavés, como el ex diputado general Ramón Rabanera y Santiago Abascal Escuza. Este último nombre, junto al de Pilar Elías, que cierra la lista de Guipúzcoa, y de Carlos Iturgáiz en la candidatura por Vizcaya, simboliza el esfuerzo «conciliador» del PP vasco con quienes desde dentro han criticado la actual política antiterrorista del Gobierno, y cuyo episodio más polémico ha sido la excarcelación del preso etarra Uribetxebarria Bolinaga. El portavoz del grupo parlamentario del PP en el Congreso, Alfonso Alonso, cerrará la relación de candidatos del partido al Parlamento Vasco por Álava.

Sin embargo, los populares no ocultan cierta preocupación ante los mensajes alarmistas que dan por seguro una victoria de EHBildu (que el PP y a mayoría de analistas vascos descartan) y que alientan el voto del miedo, con el consiguiente riesgo de que una parte de su electorado, y también del socialista, se incline por reforzar en las urnas a un PNV «amable» en las formas, pero con el mismo ansia de independencia que los radicales. Todo ello con tal de evitar un hipotético gobierno de EHBildu. «Urkullu juega a lo mismo que Batasuna. Aunque con corbata y a plazos, el PNV busca la ruptura con España», aseguran desde el PP, que tratará de evitar «fugas» indeseadas con este mensaje central.

«Garantía de España»

Pese al previsible desgaste por la gestión de Mariano Rajoy en su lucha contra la crisis, los de Antonio Basagoiti dicen afrontar con «ilusión» unas autonómicas en las que -confían- la sociedad vasca sabrá reconocerles el apoyo leal y desinteresado al Gobierno del «cambio», por más que este no haya colmado todas las expectativas. «Los vascos no nacionalistas saben que solo el PP es garantía de más Estatuto, más Constitución y más España sin complejos», argumentan en la dirección en Bilbao.

Con todo, las mismas voces no son ajenas a que el descalabro electoral socialista en 2011 y la irrupción de Bildu en las urnas han dejado en Álava en empate casi técnico el pulso entre constitucionalistas e independentistas y que en la arena de las autonómicas sus resultados se quedan en cotas más bajas que en las generales. En concreto, existe una bolsa de entre 4.000 y 9.000 votantes estimados que está por variar según el tipo de convocatoria. «Se diría que en el subconsciente de muchos vascos aún perdura la creencia de que cuando se elige al Gobierno vasco se hace en clave nacionalista, porque son de aquí; mientras que cuando se decide el Gobierno de España, se opta por el candidato a nivel nacional: González-Aznar, Zapatero-Rajoy», asumen en el partido.

El PP, que se presenta como «una clara referencia de Gobierno», contará en la campaña con el apoyo directo del Mariano Rajoy; la vicepresidenta, Soraya Sáenz de Santamaría; la secretaria general del partido, María Dolores de Cospedal, así como el de algunos ministros, entre los que se barajan los nombres del de Interior, Jorge Fernández Díaz, y el del titular de Justicia, Alberto Ruiz-Gallardón.

  • Compartir

publicidad
Consulta toda la programación de TV programacion de TV La Guía TV

Comentarios:

21 de octubre: Elecciones en Galicia y País Vasco

ABC te ofrece la cobertura más completa de los comicios gallegos y vascos, con toda la información y la jornada electoral en directo

Sigue ABC.es en...

Lo último...
Últimos vídeos

El FBI libera a 105 menores víctimas de explotación...

Blogs

Pujol, el patriarca estafador

EL BLOG
Federico Ysart

Hollande, Valls y la cruda realidad

TOCA ESPAÑAR
Manuel Erice

Jordi Pujol reconoce que defraudó

PIDO LA PALABRA
Paloma Cervilla

Mi radical discrepancia con Prada

el Blog de Edurne
Edurne Uriarte

El PSOE se lía con el aforamiento

EL ESCRITORIO
Mariano Calleja

Copyright © ABC Periódico Electrónico S.L.U.