Elecciones Cataluña

Elecciones Cataluña

Diez razones para defender una Cataluña española

Una decena de puntos por los que Cataluña y el resto de la nación forman parte de una misma unidad: España

Día 25/11/2012 - 23.47h
Diez razones para defender una Cataluña española
carbajo&rojo

El nacionalismo que, por tres décadas, ha gobernado Cataluña ha pretendido presentar a esta comunidad como un territorio sin lazos comunes con el resto de España, ajeno a sus costumbres y señas de identidad. Pero la realidad es tozuda y, más allá del empeño soberanista en reinterpretar la historia, el alma catalana es también española. Y por mucho debate independentista que se pretenda azuzar, es imposible arrancar unas raíces lingüísticas, comerciales y culturales compartidas durante siglos. Como a continuación demuestra ABC a través de diez puntos, hay más razones para compartir que para separar. Porque Cataluña se escribe con «ñ» de España.

1. EL IDIOMA. El castellano es lengua oficial en Cataluña, como lo es también el catalán. Y aunque el Estatuto de Autonomía de 2006 introdujera la precisión de que el catalán es la «lengua propia» de esta comunidad, lo cierto es que el español es el idioma materno de un amplio sector de población. En concreto, el castellano es la lengua más utilizada por los residentes en esta comunidad, un 46%, mientras que el catalán es el idioma de uso en un 36% de la población. El 12% habla las dos lenguas por igual. Así lo indica un informe de la Generalitat sobre usos lingüísticos correspondiente a 2010. Castellano y catalán, lenguas hermanas, son parte indisociable de Cataluña, una riqueza que ni las sanciones ni las imposiciones van a destruir.

2. HISTORIA COMÚN. A diferencia de Escocia, cuyo referéndum es tomado como ejemplo para apoyar una consulta sobre la independencia por el nacionalismo catalán, Cataluña nunca fue un reino separado del resto de España. Tampoco una nación, concepto de moderno cuño. Sí fue un Principado con instituciones propias, pero integrado en la Corona de Aragón junto a lo que hoy son las comunidades balear y valenciana. El catedrático de Historia de la Universidad Autónoma de Barcelona, José Enrique Ruiz-Domènec, asegura que Cataluña nunca fue independiente porque estaba integrada en la Corona de Aragón. Por ejemplo, si Pedro II, conde de Barcelona, fue elevado a la categoría de Rey no es porque Cataluña fuera un reino, sino porque el soberano de la Corona de Aragón lo era.

3. CONTRIBUCIÓN ESPAÑOLA. El dinamismo de Cataluña, su potencial económico y las páginas más brillantes de su historia no se explican sin España y la contribución del Estado. Las exposiciones universales de 1888 y 1929, o los Juegos Olímpicos de 1992, los tres hitos que explican la configuración de la Barcelona moderna son acontecimientos que no hubiesen sido posibles en una Cataluña desgajada de España. Las grandes infraestructuras de transporte, que ahora precisamente se enarbolan desde el nacionalismo como un agravio, son contribución directa del Estado, desde el Puerto de Barcelona, en fase de crecimiento y clave en desarrollo económico de la comunidad, hasta la ampliación del Aeropuerto de El Prat, 1.500 millones de inversión que garantizan el potencial de la instalación hasta los 50 millones de pasajeros/año. Sin ir más lejos, en abril de 2013 entrará en funcionamiento la conexión del AVE entre Barcelona y Perpiñán, quedando conectadas con alta velocidad las cuatro capitales de provincia catalanas con Madrid y Francia.

4. NEGOCIO EN ESPAÑA. Aunque la internacionalización de la economía catalana es cada vez mayor, el mercado español sigue siendo el principal destino de los productos y servicios producidos u ofertados en o desde Cataluña. De igual forma, y aunque si se contabilizan únicamente los bienes, las ventas internacionales superan a las que se realizan al resto de España, la balanza comercial arroja un saldo positivo de unos 22.000 millones favorables a Cataluña, más de un 10% de su PIB. Por contra, la balanza comercial con el extranjero es negativa. Sin ir más lejos, Cataluña vende al resto de España cinco veces más de lo que lo hace a Francia, una demostración de que el conocido como «efecto frontera», pese a la libre circulación de bienes y servicios dentro de la UE, sigue existiendo. La empresa catalana sigue dependiendo del que es su mercado natural, España.

5. CULTURA. Más allá de la interminable lista de catalanes universales que, de Dalí a Pla pasando por Juan Marsé, Carmen Amaya, Pau Casals, Antoni Tàpies, Jaume Plensa, Montserrat Caballé, Joan Miró y otros tantos han llevado la cultura y el arte más allá de cualquier frontera, los lazos culturales que mantienen unida a Cataluña con España son tan fuertes como esa lengua común, el castellano, en la que muchos escritores catalanes han desarrollado buena parte de su carrera. Los nombres pesan, sí, pero también los datos, y un detalle significativo es el que afecta a la industria editorial y que arroja que de cada diez libros publicados en España, cinco provienen de las editoriales barcelonesas, y el 70% de los catalanes lee en castellano. Barcelona sigue siendo la gran imprenta del libro en castellano.

6. CIENCIA. Tras del vertiginoso impulso de la producción científica catalana de estos últimos años está también España. La reconocida excelencia de los centros de I+D catalanes, acreditada por la trayectoria de primeras espadas mundiales como los científicos Josep Baselga, Joan Massagué o Eduard Batlle, es fruto, en parte, de los fondos estatales y europeos para investigación que recibe esta comunidad. Los últimos datos de los que dispone la Generalitat, facilitados a ABC, demuestran que prácticamente la mitad de la financiación que obtiene Cataluña para actividad científica procede del Plan Nacional de I+D y de programas marco europeos. En 2010 (último ejercicio del que se disponen datos concluyentes), la aportación de la Generalitat para I+D fue de 955, 6 millones de euros, la del Gobierno de 706,2 millones y la de Europa, de cerca de 160 millones. Huelga decir que sin las dos últimas partidas, una hipotética Cataluña independiente, separada de España y de la UE, difícilmente tendría una investigación de nivel.

7. HÁBITOS. Pese a la insistencia del nacionalismo en laminar cualquier expresión popular que suene a España, Cataluña comparte con el resto del país un acerbo común, que se expresa en múltiples campos: las peculiaridades de la gastronomía local se funden en un gusto compartido, con platos que viajan de una a otra región, tanto como la pasión común por la celebración y la fiesta colectiva. Otro ejemplo, el gusto por los toros, una afición tan arraigada en Cataluña como perseguida con saña por un nacionalismo que acabó consiguiendo su veto en la comunidad a través de una resolución en el Parlament.

8. DEPORTE. La eclosión del deporte español, asentada sobre las bases de aquel inolvidable 1992, no se entiende sin la aportación catalana. La lista de deportistas nacidos en esta tierra o que se han formado en esta comunidad y que han paseado la bandera española por todo el mundo es larguísima, desde la inagotable cantera de pilotos de motociclismo a una fecunda escuadra de tenistas, de la cima del baloncesto mundial a decenas de campeones en múltiples modalidades deportivas. Capítulo aparte merece el fútbol, donde la rivalidad Barça-Madrid es, casi se puede decir, uno de los productos españoles más internacionales. Por no hablar de la selección española de fútbol, donde la participación de jugadores catalanes ha sido fundamental en sus éxitos.

9. POBLACIÓN DE TODA ESPAÑA. Una amplia mayoría de catalanes han nacido en otras comunidades autónomas. Según datos correspondientes a 2011 publicados por el Instituto de Estadística de Cataluña (Idescat), uno de cada siete residentes en Cataluña nacieron en el resto de España, es decir, 1,4 millones (la población catalana asciende a 7,5). Los flujos migratorios de los años 50 y 60 son una de las causas de esas cifras. El colectivo más numeroso es el andaluz (654.285), seguido del extremeño (134.094) y del aragonés (110.303). Idescat también revela que los 20 apellidos más habituales en Cataluña son de origen español. El más habitual es García, que llevan 170.818 personas, lo que representa una tasa de 22,64 por cada mil habitantes. Le sigue Martínez (119.231 personas, 15,80 por cada mil habitantes), López (114.352), Sánchez (103.044), Rodríguez (99.884), Fernández (99.884), Fernández (97.658), Pérez (92.708), González (91.548), Gómez (56.663), Ruíz (50.234)...

10. POLICÍA Y GUARDIA CIVIL. Cataluña dispone de Policía autonómica, pero también tienen competencias los cuerpos y fuerzas de seguridad del Estado, como la Policía Nacional y la Guardia Civil, en ámbitos tan importantes como el terrorismo o la delincuencia organizada. La desarticulación del comando Barcelona evitó nuevos ataques de ETA en Cataluña a principios de este siglo. Velar por la seguridad de los catalanes ha costado la vida a miembros de estos dos cuerpos destinados en Cataluña. Asimismo, los gobiernos catalanes han tenido que recurrir al Ejército español en situaciones de emergencia como nevadas, incendios forestales y reconstrucción de obras civiles. A modo de ejemplo, la permanencia del cuartel militar en Talarn (Lérida) es defendida por alcaldes de distinto color ideológico.

Compartir

  • Compartir

publicidad
Comentarios:

Sigue ABC.es en...

Lo último...

Copyright © ABC Periódico Electrónico S.L.U.