Aseguradoras Baja penetración

Los seguros aún no caben en las maletas

Casi el 80% de los turistas españoles se va de vacaciones sin un seguro de viaje

MADRIDActualizado:

A la hora de planificar las vacaciones es habitual escoger concienzudamente alojamiento, transporte, visitas y excursiones y restaurantes. Sin embargo, la mayor parte de los turistas españoles sigue optando por no asegurar sus viajes. Según un estudio de la Fundación Intermundial Seguros, solo el 21% de los españoles que viajan de forma habitual lo hace con una póliza de asistencia en viaje o de cancelación. Esto supone que el 79% o casi ocho de cada diez turistas se van de vacaciones sin contratar esa cobertura.

Esto contrasta con lo que sucede en otros países como Reino Unido, con una mayor cultura financiera y donde el 75% de los turistas contrata una póliza de este tipo. Por tanto, una de las primeras causas para esa baja penetración de las pólizas de asistencia en viaje es el escaso arraigo del seguro. Según admite en un reciente informe la patronal del sector, Unespa, el seguro de asistencia «es una modalidad que no tiene un gran peso dentro del total del negocio asegurador».

La principal razón que esgrimen para no contratar esta póliza los españoles que viajan sin seguro encuestados por Intermundial para su estudio «Uso del seguro de viaje en España» es que, en el 30,15% de los casos, cuentan con una tarjeta de crédito con esta cobertura, pese a que suelen tener prestaciones inferiores. Además, casi el 27% justifica que dispone de un seguro médico privado y el 19,10% lo ve demasiado caro, pese a suponer de media el 3,41% del precio del viaje).

El 24, 12% considera que no es necesario. ¿Qué cubre un seguro de asistencia en viaje? Aunque se trata de una póliza con un abanico muy amplio de coberturas, las más características son la indemnización por cancelación inesperada del viaje, la pérdida del equipaje, robos, enfermedades padecidas durante la estancia y repatriaciones.

La mayor parte de las veces el motivo por el que el viajero español solicita asistencia a su compañía de seguros es la salud, bien por enfermedad bien por motivo de un accidente. Ambas circunstancias, según cifras de Unespa, suponen el 70% de las prestaciones realizadas.

Estas pólizas suelen cubrir indemnización por cancelación inesperado del viaje, perdida de equipaje, robos y enfermedades padecidas durante la estancia

La contratación del seguro de asistencia varía en función de a dónde se viaje, siendo su suscripción directamente proporcional a la lejanía del destino. Cuanto más lejos, más contratación. Así, y según el estudio de Intermundial, mientras los turistas con un destino nacional solo se aseguran en el 8,61% de los casos, para salir fuera de Europa lo hacen casi el 32% del total. Los países a los que más se viaja con seguro son Estados Unidos; asiáticos como Indonesia, Tailandia, China y Japón; otros de América como Canadá y Argentina, y Marruecos y Australia, entre otros.

Los principales motivos que llevan al turista con un destino más lejano a protegerse con una póliza específica son circunstancias como sistemas sanitarios con costes muy elevados, escalas de vuelos que puedan dar lugar a pérdidas de equipaje y países con altas tasas de criminalidad, por ejemplo.

Terrorismo

A esas circunstancias hay que sumar un fenómeno global que está elevando la necesidad de los viajeros de contratar seguros de asistencia o cancelación: el aumento de la amenaza terrorista.

Más aún al ser un terrorismo que atenta contra ciudadanos civiles y objetivos blandos como restaurantes, centros comerciales, museos y hoteles, según un informe de la aseguradora estadounidense AIG que recuerda que entre 2000 y 2015 el número de víctimas por este motivo se ha elevado un 550% y cifra el impacto económico de esta amenaza en 80 billones de euros al año.

Prueba de ello es que AXA Assistance acaba de lanzar en España la primera cobertura de cancelación por actos terroristas y que se incluirá automáticamente en sus seguros de viaje por ocio. El grupo francés asume los gastos reales de anulación del viaje hasta 3.000 euros si el asegurado decide no hacer su viaje antes de la fecha de inicio del mismo, siempre y cuando el atentado se haya producido en los 30 días previos a la salida y a una distancia máxima de 30 kilómetros del destino.

Este nuevo tipo de riesgo está provocando también una mayor preocupación por parte de las empresas a la hora de asegurar, por ejemplo, a sus empleados con motivo de los viajes de empresa. Según una encuesta de AIG e Ipsos Mori en Reino Unido, el 40% de la alta dirección empresarial del país está bastante o muy preocupado por la vulnerabilidad de sus trabajadores.

Por eso muchas aseguradoras están también ampliando sus coberturas a empresas por este motivo. «Los asegurados deberían preguntar si hay vacíos en su programa asegurador, ya que es posible que puedan añadirse determinadas extensiones que aborden un determinado problema», explican desde AIG, señalando que actualmente se tiende a diseñar una cobertura que abarque daños materiales, terrorismo, pérdida de beneficios, secuestro y rescate y violencia política.