Los servicios extra de la vivienda suponen un valor añadido del 5% al 10%
Los servicios extra de la vivienda suponen un valor añadido del 5% al 10% - REUTERS

Reglas para poner precio a una vivienda en alquiler

La zona donde se encuentra la vivienda supone, aproximadamente, un 40% del valor de arrendamiento, según Uniplaces

MADRIDActualizado:

Poner precio a un alquiler no es una tarea fácil. Muchos propietarios dudan sobre la cifra a la que deben ofertar su vivienda para no perder dinero y lograr, a la vez, los mejores inquilinos. Uniplaces.es, servicio de reserva de alojamiento para estudiantes, recoge las principales reglas que deben tener en cuenta los dueños de viviendas que quieran determinar el valor de alquiler de las mismas.

El CEO de la compañía en España, Joaquín Mencía, asegura que«aunque los principales factores que determinan el valor de un alojamiento son su situación, la ubicación y los metros, existen otros parámetros menos objetivos que deben tenerse en cuenta a la hora».

Uno de los factores más determinantes para marcar un precio es la zona donde se encuentra la vivienda ya que esto supone, aproximadamente, un 40% del valor. Por norma general, las viviendas céntricas suelen ser más caras que el resto. Muchos inquilinos prefieren la comodidad de vivir en el centro de las ciudades frente a otros detalles como el estado de la vivienda. «Por ejemplo, el precio medio por habitación en el barrio de Usera en Madrid es de 332 euros, mientras que en Sol es de 478 euros», señalan desde Uniplaces.

No obstante, dentro de un mismo barrio o distrito pueden darse muchas diferencias de precio. «Por eso lo primero que debe hacer un propietario es informarse sobre cuánto cuesta alquilar una vivienda de similares características a la suya en su misma zona para hacerse una idea del precio medio», concluyen los portavoces del portal.

Tamaño y estado del inmueble

Los metros cuadrados de la vivienda también son importantes a la hora de fijar el alquiler dado que aproximadamente el 30% del precio corresponde al espacio del que dispone el inmueble.

Además, el estado de la vivienda puede hacer que tengas que rebajar o subir el precio. Por ejemplo, si has reformado tu inmueble deberás reflejarlo en el precio incrementándolo en torno a un 10%. Esto también se aplica si has renovado las tuberías, el suelo o las paredes. Por el contrario, si tu vivienda se encuentra en peores condiciones que las del resta, tendrás que rebajar el precio de un 3% a un 5% como mínimo.

Habitualmente, las viviendas exteriores se pagan más caras que las interiores. A la hora de fijar el precio del alquiler también debes tener en cuenta la planta en la que se encuentra la vivienda y las vistas. De media, se calcula que un ático cuesta un 10% más que el resto de viviendas del mismo bloque.

Por otro lado, servicios extra de la vivienda como, por ejemplo, si cuenta con ascensor, portero, piscina o garaje suponen un valor añadido del 5% o el 10%. Asimismo, que el barrio sea de los más demandados también influye al alza en el precio. .

Pero, si lo que quieres es alquilar tu inmueble rápidamente lo más recomendable es que bajes un poco el precio y que éste se encuentre por debajo de la media. Así llamarás la atención de los potenciales inquilinos.