Las obras, junto a la fábrica de Peugeot Citröen, avanzan a buen ritmo ISABEL PERMUY

Un nuevo barrio se abre paso en el sur de Madrid

Los 1.932 pisos que se edifican en un antiguo cuartel de Villaverde paliarán la sequía de obra nueva en la zona

MADRIDActualizado:

Un nuevo barrio emerge en el viejo distrito madrileño de Villaverde. La construcción de casi 2.000 viviendas, muchas de protección oficial, y no pocas destinadas al régimen de alquiler, viene a satisfacer la creciente demanda de obra nueva en la zona. Alrededor de 270.000 metros cuadrados con avenidas; 70.000 de zonas verdes; 22.500 de áreas deportivas, además de otros equipamientos. Proximidad a colegios y hospitales. Todo ello impulsará la actividad comercial de la zona. El sur de Madrid también existe.

El Grupo Inmoglaciar lidera el proyecto, tras haber adquirido nueve de las quince parcelas que licitó en 2015 la Sociedad Estatal Pública Empresarial del Suelo (Sepes) en el Parque de Ingenieros, un antiguo cuartel militar en la Ciudad de los Ángeles. De las 1.932 viviendas previstas en un principio, «nosotros vamos a promover 1.200, que se corresponden con el suelo que tenemos comprado -comenta Carmelo Pérez, director comercial del Grupo-. Pero no descartamos nuevas compras de suelo, dada la gran acogida que hemos tenido». La inversión directa para poner en marcha el proyecto es de 60 millones. De momento suficientes. «La joint venture que tenemos con Aquila Capital -sociedad con la que firmó una alianza- es cada día más sólida y los fondos son suficientes para desarrollar todo el proyecto».

«Entregaremos las primeras viviendas a mediados de 2018 y estaremos entregando las diferentes fases de forma escalonada -adelanta Pérez-. Nuestra previsión es finalizar la entrega de viviendas dentro de tres años». Esta primavera tendrán en construcción 5 de las 9 parcelas, más de 700 viviendas a la vez. «Muy por encima de las previsiones iniciales». Y ello, pese a pequeños problemas. «Aunque tenemos mucho apoyo de la Administración -explica el director comercial de Inmoglaciar- somos conscientes del aumento de solicitudes de licencias lo que está provocando una ampliación de los plazos para la obtención de las mismas».

«Es evidente que en Madrid exite falta de vivienda, especialmente en el sur»

Todas los pisos que se están desarrollando son de protección oficial «y el gran volumen que tenemos nos está permitiendo vender viviendas por debajo del precio del módulo oficial». El proyecto de Inmoglaciar incluye un 30% de pisos en régimen de alquiler. «Esto nos va a permitir ofrecer un producto de una calidad sin competencia a unos precios muy contenidos». En su opinión, «es evidente que en Madrid existe falta de vivienda, especialmente en el sur». Así que esta promoción tendrá su efecto llamada en la zona. «Sin duda alguna, Villaverde está sufriendo una transformación, como ya la tuvieron Carabanchel y Vallecas». Las otras seis parcelas se las reparten la inmobiliaria Víveme y cooperativas.

Equipamientos

Manuel Gandarias, director del gabinete de estudios del portal Pisos.com, comenta que promociones como ésta confirman la recuperación del mercado inmobiliario. «Durante estos años ha sido la segunda mano la que ha dado vida al sector. Pero ahora asistimos al crecimiento de la obra nueva, que se va a reflejar en 2017 y 2018», cuando una vez entregadas se empiecen a escriturar. Tiene su público. «Hay gente que busca en una zona, y entre segunda mano y obra nueva se decanta por esta última, a no ser que haya una diferencia de precio muy considerable. La obra nueva es más cara, pero la construcción ha mejorado mucho en técnica, es más sostenible», comenta el experto de Pisos.com. El de Villaverde, opina, «es un proyecto que está a la altura de desarrollos realizados en la parte norte de la ciudad como Sanchinarro, Las Tablas o Valdebebas. Es la generación de un nuevo barrio dentro de Madrid».

«Sin duda, un desarrollo bien dimensionado, con una buena combinación de sevicios, comercios, transporte público, cercanías... es un buen impulso para la zona», asegura Gandarias. Otro revulsivo ha sido el traslado de las oficinas centrales de Peugeot Citroën a la antigua fábrica de Barreiros, situada junto a este nuevo desarrollo urbanístico. «El proyecto está bien planificado» y, a su juicio, las viviendas «tienen un precio razonable». «Probablemente habrá mucha demanda de la zona. Y esto siempre es positivo». «Este tipo de desarrollos, en función de cómo vayan, puede animar a municipios limítrofes a construir obra nueva, en caso de que haya suelo urbanizable disponible».

El concejal del distrito, Guillermo Zapata, se felicita porque, pese a algunos problemas de financiación, el desarrollo sigue su curso. «Estamos en un distrito que históricamente ha tenido un mercado inmobiliario muy barato y ha absorbido población de una posibilidad económica homogénea». Esto va a cambiar. «Este tipo de desarrollos permiten una convivencia más rica» y va a «rejuvenecer el distrito». «Vendrán jóvenes y los de aquí se podrán emancipar sin tener que marcharse».