Cuanto más cerca esté del mar más alto será el precio de venta
Cuanto más cerca esté del mar más alto será el precio de venta - ABC

Cinco claves para no equivocarse al comprar una vivienda en la costa

El portal pisos.com ofrece algunos tips para hacer una buena inversión cerca de la playa

Actualizado:

Llega el buen tiempo y las ganas de escaparse a un lugar soleado cerca del mar. Contar con una casa en la costa es un excelente reclamo para escapar de la rutina diaria. Igualmente, ser propietario de una vivienda localizada en una zona turística se convierte en un excelente modo de obtener unos ingresos extra al ponerla en alquiler. Si estás pensando en adquirir un inmueble al lado de la playa, pisos.com te da algunos consejos para que no te equivoques con tu elección:

1 En primera línea. El valor de una vivienda de costa es directamente proporcional a su cercanía a la playa. Cuanto más cerca esté del mar más alto será el precio de venta, pero también resultará más fácil de rentabilizar. Si tu objetivo es obtener un rendimiento vía alquiler, es importante que el desplazamiento al arenal se pueda hacer andando y tome pocos minutos, ya que cuando la gente está de vacaciones en el litoral busca olvidarse del coche y disfrutar del sol lo máximo posible.

2 Área consolidada. Es esencial que la ubicación de la vivienda esté rodeada de las dotaciones básicas y cuente con buenas comunicaciones. El supermercado debe quedar cerca, así como los restaurantes y otros lugares de ocio. Escoger una costa con una dilatada trayectoria turística viene con infraestructuras plenamente desarrolladas de serie. De este modo, todo lo que necesites tanto tú como los inquilinos a los que alquiles la casa estará a mano.

3 Calidades interiores. Del mismo modo que cualquier otra casa situada en cualquier otro lugar, la vivienda de playa debe tener una distribución fluida, habitaciones amplias, una orientación que aproveche la entrada de luz natural e instalaciones y acabados de calidad. La diferencia está en que estas casas están mucho más expuestas al viento, el sol y la sal. Los efectos van de la degradación de la pintura a la humedad, pasando por la corrosión. Asegúrate de que los materiales de construcción son de primera.

4 Zonas comunes. Casi tan importante como el interior de la vivienda es el exterior. Las urbanizaciones de costa suelen incluir zonas deportivas, áreas infantiles, jardines, piscinas, gimnasio… Aunque todos estos añadidos son bienvenidos, su mera existencia plantea costes de mantenimiento bastante altos. El recibo de la comunidad es un gasto que deberás tener en cuenta.

5 Clima estable. Gozar de buen tiempo todo el año es una de las claves del atractivo de determinadas costas españolas. Si vas a comprar una vivienda en la playa, asegúrate de que la temperatura es más o menos estable durante los doce meses. Aunque la climatología costera no está exenta de sorpresas como la famosa ‘gota fría’, trata de buscar un lugar donde el promedio de precipitaciones anuales sea bajo.