Marcha sindical de pensionistas, el pasado lunes en valladolid
Marcha sindical de pensionistas, el pasado lunes en valladolid - EFE

UGT y CC.OO. exigen al Gobierno que eleve el gasto de las pensiones al nivel de Europa

El secretario general de Comisiones Obreras, Unai Sordo, ha señalado que no hay «ninguna maldición económica» para explicar que un sistema público con pensiones dignas no puedan ser viables en el futuro

MADRIDActualizado:

Los secretarios generales de CCOO y UGT, Unai Sordo y Pepe Álvarez, han pedido hoy al Gobierno elevar el gasto en pensiones en España acercándolo al nivel de otros países europeos para garantizar así un sistema público fuerte y sostenible.

En declaraciones a los medios antes del arranque de la movilización que ha reunido hoy en Madrid a miles de jubilados que iniciaron el pasado 30 de septiembre marchas desde distintos puntos de España, Sordo ha señalado que no hay «ninguna maldición económica» para explicar que un sistema público con pensiones dignas no puedan ser viables en el futuro.

Sordo ha apuntado que para hacerlo solo se necesita una decisión política: cuánto se quiere gastar este país en sus pensiones. «Se puede ir a un gasto del 15 por ciento del PIB», ha apuntado.

En la misma línea, Álvarez ha subrayado que la fortaleza del sistema pasa por mejorar los ingresos y acercar el gasto en pensiones de España -donde supone el 10,4 por ciento del PIB- hasta el 14 por ciento de los países de nuestro entorno.

Para elevar esos ingresos, los sindicatos han planteado diversas vías: subir los salarios más bajos, elevar las dotaciones presupuestarias, recurrir a los impuestos, quitar los topes máximos de cotización o aliviar a la Seguridad Social de determinadas partidas.

«Que no nos traten de engañar»

Junto a esto, han insistido en la urgencia de derogar la reforma de 2013, que las subidas de las pensiones se vuelvan a vincular a la inflación y acabar así con el 0,25 por ciento y el actual coeficiente de cálculo.

«Que no nos traten de engañar, que no nos digan que suben un 0,25 por ciento porque eso es una bajada, la vida sube un 3 por ciento», reclamaba Manuel, un jubilado gallego que venía a Madrid junto a su mujer Iluminada para protestar contra unas «pensiones de miseria».

«Después de treinta años trabajando me quedaron 600 euros de pensión, con eso no se puede vivir, es una miseria, no hay derecho», añadía Iluminada.

«¿Cómo vives con 700 euros, cómo pagas la luz, el agua, el teléfono? Ellos (los políticos) no piensan en ello, porque no saben lo que es», añadía la improvisada portavoz de otro grupo de viudas de Vigo.

Antonio, otro jubilado que venía de Castilla y León, había hecho la marcha no solo por el presente sino por el futuro del sistema.

«Hay que defender estas pensiones y las de nuestros hijos, eso es más importante todavía», subrayaba Antonio que cobra 1.000 euros de pensión con los que también echa una mano a sus hijos.

Manifestación

Durante diez días, las marchas de pensionistas han recorrido España para terminar hoy con una gran manifestación en la capital, desde la plaza de Atocha a la céntrica Puerta del Sol a la que se han sumado unos 6.000 manifestantes en 100 autocares de distintos puntos de España, según datos de UGT.

Entre 80.000 y 90.000 pensionistas han ido participando en las cuatro rutas de esta marcha, a los que se sumaban muchas personas más en cada ciudad a la que llegaban para participar en asambleas y concentraciones, según ha informado a Efe el secretario general de la Federación de Pensionistas de CCOO, Julián Gutiérrez.

La primera ruta partió de dos cabeceras, Santiago de Compostela y Gijón, que se unieron posteriormente en Benavente (Zamora), pasando después por Valladolid y Segovia.

La segunda, comenzó en Santander y transcurrió por Bilbao, Vitoria, Logroño, Pamplona, Huesca, Zaragoza y Guadalajara; la tercera empezó en Castellón y pasó por Valencia, Alicante, Molina de Segura (Murcia), Albacete, Ciudad Real y Toledo.

La cuarta ruta tuvo su inicio en Málaga para pasar después por Granada, Córdoba, Sevilla, Mérida (Badajoz), Cáceres, Navalmoral de la Mata (Cáceres), Talavera de la Reina (Toledo) y Toledo.

El objetivo de estas marchas es reclamar al Gobierno cambios que permitan garantizar la viabilidad del sistema público de pensiones, mejorando la estructura de sus ingresos y derogando la reforma de 2013.