Economía

Volar a Estados Unidos conllevará superar controles de seguridad más exhaustivos

Mañana entran en vigor las medidas promulgadas por la Transportation Security Administration

Ampliarían el tiempo que pasa para los pasajeros desde la llegada al aeropuerto hasta el despegue

Boeing 787 Dreamliner estacionado en California
Boeing 787 Dreamliner estacionado en California - EFE
ABC.es - Actualizado: Guardado en: Economía

Las nuevas medidas de seguridad para vuelos con destino a Estados Unidos entrarán en vigor mañana. Así fue promulgado por la Transportation Security Administration (TSA), que en colaboración con diversos cuerpos de seguridad internacionales aumentará sus esfuerzos por combatir el terrorismo en los aeropuertos de todo el mundo.

Entre las novedades anunciadas por la TSA, figuran unos mayores controles de seguridad en las puertas detectoras de metales, una mejora del equipo electrónico con más amplitud de detección de sustancias y explosivos y un mayor control de objetos electrónicos personales tales como tabletas, teléfonos móviles y ordenadores portátiles. Además, se realizará un incremento de los protocolos de seguridad en la zona de embarque y en otras frecuentadas por los pasajeros. También habrá una mayor presencia de controles con canes en los registros policiales.

Con su entrada en vigor, las nuevas medidas a adoptar en los aeropuertos -únicamente aquellos que sean último punto de partida hacia Estados Unidos- podrían ampliar el tiempo de registros, controles y embarques. Esto significaría que los pasajeros habrían de permanecer en el aeropuerto más tiempo y en consecuencia, contar con un mayor tiempo de antelación para su llegada.

El anuncio se dio a conocer de mano de John F. Kelly, secretario de Seguridad Nacional. Según Kelly, las medidas que se aplicarán tienen como objetivo dar un paso adelante en la lucha antiterrorista internacional. «La seguridad es mi principal preocupación. Nuestro enemigo se está adaptando, y nosotros tenemos que hacerlo también», señala el secretario. Según Kelly, todo aquel que no colabore con estas nuevas medidas podría estar sujeto a otras restricciones. «La inacción no es una opción», resalta.

Estas medidas, según la TSA, serán aplicadas a un número aproximado -según su tráfico aéreo en distintas temporadas- de 280 aeropuertos. Entre otros datos, se prevé que las medidas se apliquen a un total de 180 aerolíneas que supondrían 2.100 vuelos diarios. En lo que a los pasajeros respecta, se verían afectados 325.000 personas aproximadamente.

En España, los encargados de llevar a término estas novedades serán los cuerpos de seguridad acreditados por el Ministerio del Interior. En suma, constarían como aptos varios cuerpos de seguridad privados en cooperación con la Guardia Civil, la cual poseería potestad para realizar segundos controles si lo creyesen necesario.

Toda la actualidad en portada

comentarios