Las ventajas de alquilar un coche a través de renting

El sector del renting ha consolidado su recuperación económica, después de tres años de crecimiento a un ritmo del 20% anual

MADRIDActualizado:

Las pymes, los autónomos y particulares son las nuevas apuestas a las que se dirigen las operadoras de renting de vehículos en nuestro país. Un sector económico que se adapta a los nuevos tiempos ofreciendo mayor flexibilidad en sus servicios, seguridad y eficiencia en el consumo e incorporando las nuevas tecnologías. Y que, además, ha consolidado este año su recuperación tras la sequía de la crisis.

De hecho, según datos de la Asociación Española de Renting de Vehículos (AER), en el primer trimestre de este año la flota de vehículos contratados a través de renting creció un 9,3%, de tal forma que ya son 452.792 automóviles, furgonetas y camiones los que están circulando por las carreteras bajo este tipo de arrendamiento. En 2015, el crecimiento llegó al 20% y en 2014 al 19%. Así, el conjunto de vehículos matriculados en renting representa ya el 16,10% sobre el total de automóviles matriculados en España.

Los que más recurrieron a estos servicios fueron las empresas químicas y farmacéuticas; de comercio al por mayor; transporte, almacenamiento y comunicaciones; alimentación, bebidas y tabaco y la producción y distribución de energía eléctrica, gas y agua.

«Las dificultades de los últimos años han puesto de manifiesto que el renting es una excelente opción para cualquier empresa»

«Somos un sector muy unido al consumo. Con la estabilidad económica no estamos creciendo desmesuradamente pero sí a un ritmo en torno al 20% cada año, aunque no nos hace ningún favor la incertidumbre política, por la que se puede notar cierta ralentización», estima Manuel García Fernández, secretario general de la Asociación Española de Leasing y Renting (AELR). Aún así, los pronósticos son esperanzadores. «Con el actual escenario y el cambio de paradigma de hábitos que vive la sociedad, donde gradualmente se impondrán las opciones de consumo y pago por uso, entendemos que el sector del renting tiene un gran recorrido por delante en los próximos años», cree Javier León Fernández, presidente del Consejo de Renting de esa misma asociación.

Este sector se renueva al ritmo que demanda la sociedad. Tradicionalmente focalizado en las grandes compañías, el renting está preparándose para adaptarse y llegar a más público. «La cuota de penetración de estos productos en la gran empresa española apenas llega al 20%, en otros países es del 80%. Por tanto, todavía se seguirá trabajando hacia las grandes compañías, pero vamos a enfocar los servicios hacia las pymes y autónomos», señala García Fernández.

Clientes potenciales

Son los nuevos retos de estas operadoras. La presencia de las pymes supuso el 31% del negocio del sector en 2015, frente al cerca del 25% de 2013, con datos de AER. También autónomos y particulares tuvieron mayor penetración, aunque todavía no representa más que el 2% del conjunto del parque de vehículos en renting, el pasado año experimentaron un crecimiento del 23%. «Las pymes y los autónomos ofrecen un gran potencial», afirma el presidente de AER, Agustín García.«Hablamos de 750.000 clientes potenciales con un millón de vehículos en renting». Una oportunidad de negocio, que podría hacer crecer el parque de vehículos en renting a 500.000 unidades en 2017 y 600.000 en 2020, según estimaciones de esta asociación.

Y es que la crisis la han sufrido mucho las pequeñas empresas pero también han aprendido de ella. «Sin duda las dificultades de los últimos años han puesto de manifiesto que el renting es una excelente opción para todo tipo de compañías, ya que les permite transformar costes inciertos en fijos, pudiendo establecer una mejor planificación financiera a medio y largo plazo sin inmovilizaciones ineficientes», defiende León Fernández. Además, tiene muchos otros beneficios, por ejemplo frente a la alternativa de comprar un vehículo, el renting evita ese importante desembolso inicial.

«Por una cuota fija al mes el usuario se desentiende de la compra, del mantenimiento y del seguro del vehiculo»

Los particulares es un nuevo colectivo al que también miran las operadoras de renting. «Podemos demostrar que un vehículo a cinco años con un uso normal y con seguro, puede ser más rentable y cómodo hacerlo por renting que comprarlo. El usuario solo tiene que disfrutar del vehículo, mientras la operadora de renting se ocupa de pagar los impuestos, del cambio de neumáticos, del mantenimiento... Si hubiera un incentivo fiscal para el ciudadano, como en otros países (Reino Unido, Alemania), favorecería el renting entre particulares», asegura el secretario general de AELR.

«Trajes a medida»

Es una de las grandes ventajas por las que abogan las operadoras de renting: por una cuota fija al mes, estos contratos de alquiler permiten a una compañía, pyme, autónomo o particular disponer de una flota de vehículos, o de un solo vehículo (el que elija), sin involucrarse en el proceso de compra y desentendiéndose de todo mantenimiento. «Se trata en definitiva de un alquiler en el que se incluyen una serie de servicios. Todos los impuestos, tasas y gastos de matriculación, mantenimiento y seguros corren a cargo de la empresa de renting». Opcionalmente, también se puede ofrecer al cliente servicios de asistencia en carretera, vehículo de sustitución, gestión de multas, tarjeta combustible, servicio de recogida y entrega del vehículo para su mantenimiento... «De ahí que los contratos de renting sean de  lo más variado, y las cuotas también. Se hacen trajes a medida dependiento del vehículo y los servicios contratados», afirma García Fernández.

«Se ha vendido el renting como un producto integral de servicios para que la empresa centre su actividad»

Las operadoras se han esforzado por hacer más flexible sus servicios. Ya no sólo piensan en otra empresa arrendataria como cliente, sino también en las necesidades propias del conductor del vehículo. Se busca su satisfacción. Por eso, «antes los plazos de los contratos de renting eran más determinados y fijos (a 4 o a 5 años), estos siguen existiendo pero conviven con otros más flexibles. Se piensa en la movilidad de las ciudades de la periferia, en cómo se desplazan al centro... Se está implantando lentamente el "carsharing" corporativo en las empresas, de tal forma que los coches de empresa pueden ser utilizados por distintas personas en diferentes horarios y durante tiempo determinado», explica el presidente de AER.

«Los contratos son ahora más flexibles, se piensa mucho en la movilidad y conectividad»

Hasta las nuevas tecnologías se incorporan a los servicios que ofrecen las operadoras de renting para mejorar la conectividad. «Las compañías se están anticipando —afirma Agustín García— e incorporando a los vehículos sistemas de transporte más inteligentes que, por ejemplo, dan alertas de tráfico, planifican proyectos, informan de las emisiones en horas punta, hasta se monitoriza (con la autorización del conductor) sus hábitos de conducción para disminuir la siniestralidad y el consumo. Incluso para mejorar la movilidad de las empresas incorporamos sistemas que orientan no sólo sobre el uso de los vehículos sino también sobre la posibilidad de utilizar otro medio de transporte. Se busca reduccir los tiempos, eficiencia y utilizar el transporte más adecuado».

Precisamente, ofrecer un producto integral «con soluciones de movilidad y flexibilidad» es por lo que se distingue el sector del renting español respecto a otros países europeos que, aunque con mayor cantidad de vehículos, están más fragmentados. «Desde el punto de vista cualitatativo estamos mejor, porque se ha vendido el renting como un producto con servicios integrales, de tal forma que el cliente puede desentenderse de la flota y centrarse en su actividad empresarial. Desde el punto de vista cuantitativo, queda camino por andar. En torno al 15-16% de las matriculaciones nuevas que se hacen en España es a través de renting, mientras en Alemania esa cifra se eleva al 20%, en Bélgica al 22% y en países como Holanda y Reino Unido pueden superar el 30%», añade el presidente de AER.

Particulares

De momento, las ofertas de vehículos en renting para particulares es anecdótica, pero las operadoras ya preparan productos para seducir a este sector del mercado. «El renting crecerá exponencialmente entre los particulares en los próximos cinco años», asegura Jesús Jimeno, director comercial coporate de la compañía ALD Automotive. «La propia sociedad lo demanda», cree. Poco a poco se está imponiendo el concepto de movilidad, no del propiedad de un coche. «Las generaciones más jóvenes quieren una solución de movilidad, tienen una mentalidad más abierta y tienen asentado mucho más el concepto de alquiler». De hecho, esta compañía (con poco más 53.000 vehículos en renting) está desarrollando en estos momentos un producto exclusivo para particulares, que lanzará este año. «Se podrá contratar on line, será muy sencillo y flexible».

También mejorar el servicio hacia pymes y autónomos es otro de los objetivos de esta entidad. «Un sector que empieza a tener una gran demanda, tras una crisis en la que redujeron la flota en renting por falta de crédito o de viabilidad en sus negocios», explica Jimeno. De hecho, esta compañía ha lanzado una nueva línea de negocio que es el renting flexible, con alquileres que van de 3 a 24 meses, y no como el renting tradicional, en el que el alquiler suele tener una duración de entre 4 y 5 años. «Está pensado para empresas que necesitan coches para proyectos con un plazo incierto, o de un año, y no pueden comprometerse a un plazo tan largo.La cuota resulta un poco más cara, pero, a cambio, por ejemplo flexibilizamos los kilómetros».