Uber propone un nuevo modelo del VTC
Uber propone un nuevo modelo del VTC - REUTERS

Uber busca profesionalizarse para asegurar su supervivencia

La compañía cambia de modelo y apuesta por los conductores profesionales, para lo que reclama una modificación regulatoria en las licencias de vehículo con conductor

Actualizado:

Uber cambia de estrategia. Tras las complicaciones legales que está teniendo para operar en España, la plataforma ha decidido aparcar, por el momento, el transporte entre particulares y apostar de lleno por la profesionalización de sus conductores. La empresa admite «haber cometido errores» y tiende la mano a la administración para asegurar su supervivencia en nuestro país.

En su último informe, titulado «La revolución del smartphone: nuevas alternativas de transporte y oportunidadesde empleo», la compañía señala los efectos positivos que ha tenido la economía colaborativa en distintas ciudades europeas. Así, la empresa asegura que gracias a esta aplicación se ha mejorado el acceso al centro de la ciudad de determinadas zonas periféricas de Londres o París o que incluso, los taxistas han beneficiado de la nueva competencia al mejorar los servicios ofrecidos a sus pasajeros.

«Es necesario que se entienda quiénes somos y ofrecer una mayor transparencia al consumidor»Carlos Lloret, CEO de Uber en España

Sin embargo, todo este empuje no ha servido para que la aplicación pueda funcionar con normalidad en países como España. Carlos Lloret, CEO de Uber en España, admite que «cuando las compañías crecen rápido se cometen errores. El contexto español es distinto al resto y quizás hayamos innovado demasiado pronto».

La compañía, por tanto, pretende pivotar desde el transporte entre particulares a la conducción de profesionales. «Es necesario que se entienda quiénes somos y ofrecer una mayor transparencia al consumidor». Uber pretende que se modifique la regulación de licencias de vehículos con conductor (VTC) para que sus conductores puedan estar regularizados.

Un sistema «restringido»

Uber destaca en su informe que este sistema se encuentra «restringido» y «no ha crecido al ritmo de la población». Además, según su informe, la normatización de esta licencia podría generar 30.000 nuevos puestos de trabajo autónomo en los próximos años, lo que supondría un ahorro estimado para el Estado de unos 650 millones de euros en subsidios de desempleo.

La nueva regulación que propone la compañía está basada en un sistema de licencicas accesible para todo aquel conductor que tenga su carné en regla, además del seguro en regla. Debe haber también transparencia en cuanto a los antecedentes, documentación del vehículo y justificación del mismo.

Las plataformas colaborativas se comprometen a una mayor transparencia en cuanto a tarifas, a proporcionar un horario flexible a sus conductores y, lo más importante, a colaborar con la administración para evitar la economía sumergida.

«Se trata de sentar las bases de un nuevo modelo, en el que el interés general debe prevalece por encima del particular», afirma Lloret. La plataforma, por el momento, no pone fecha a la entrada de esta nueva regulación. Sí asegura que mantendrá un diálogo fluido con todas las partes implicadas (incluido taxistas) para lograr que se lleve a cabo.

Uber pretende un lavado de cara. Aunque su actividad se ha desarrollado con normalidad en determinados países, en España solo se ha encontrado con barreras legales. Mientras, este mismo mes se producirá una nueva movilización del sector del taxi para protestar por la «pasividad del Gobierno» para modificar el Reglamento de Ordenación de los Transportes Terrestres (ROTT).