Turismo y negocios a ritmo de AVE

El tren de alta velocidad une mercados y permite compatibilizar la vida familiar y laboral

Actualizado:1234
  1. Sevilla: el origen de una experiencia que acabó siendo un éxito

    En Sevilla se conmemora en estos días un doble aniversario. Por un lado, es el XXV aniversario de la Exposición Universal de 1992. Y como consecuencia directa de este hito, también este mes de abril se rememora la llegada del tren Alstom que realizó el primer viaje de la línea de alta velocidad en España, conectando Atocha y Santa Justa. A esta primera unidad le siguieron otra veintena de trenes. Desde entonces, ha sido una de las líneas con mayor índice de puntualidad, con una tasa del 99,8%. En estos 25 años la línea ha transportado a más de 65 millones de pasajeros y sus trenes han recorrido millones de kilómetros. Ahora Alta Velocidad está incorporando wifi a sus trenes AVE y ha empezado también por Sevilla. Renfe y Telefónica han creado «Play Renfe», un servicio «único en el mundo» que incluye contenidos a la carta y acceso a una oferta global de otros productos para los clientes. Una vez más, la innovación abre fuego en los trenes de Alston y Talgo que cubren el eje entre Atocha y Santa Justa.

  2. Castilla-La Mancha: la región con más kilómetros de AVE

    La estratégica situación de Castilla-La Mancha, en el corazón de la península y pegada a Madrid, ha sido un factor decisivo en su desa rrollo. Por la región discurre casi la cuarta parte de los 3.100 kilómetros de línea de alta velocidad que hay en el territorio nacional. La primera línea que se puso en funcionamiento atravesaba las provincias de Toledo y Ciudad Real para unir Madrid y Sevilla en 1992. Y mientras pasaba de largo a solo dos kilómetros de Toledo, tenía paradas en Ciudad Real y Puertollano. Ese olvido con Toledo se resolvió el 15 de noviembre de 2005, fecha en que circuló el primer AVE que ponía a Toledo a tan solo 25 minutos de Madrid. Todo un éxito. En diez años el servicio entre Madrid y Toledo ha acumulado casi 14 millones de viajeros. Antes de esa fecha, en octubre de 2003, la comunidad se seguía beneficiando de la red de alta velocidad con la línea Madrid-Zaragoza a su paso por Guadalajara. Y el AVE hacia el Levante ha completado la red y dejado sus beneficios en Cuenca, desde diciembre de 2010 más cerca de Madrid.

  3. Valencia: la línea que acercó Madrid hasta su «puerto»

    El AVE cambió definitivamente la relación entre Madrid y su puerto «natural»: Valencia. En 2010, último año sin la conexión de alta velocidad, apenas 600.000 personas utilizaron el tren para desplazarse entre ambas ciudades. El pasado año, se alcanzó la cifra récord de 2,2 millones de pasajeros, que en apenas una hora y cuarenta minutos realizaron el recorrido entre el centro de la primera y la tercera capital de España. La llegada del AVE el 19 de diciembre de 2010 consolidó a Madrid como el principal mercado emisor de turistas nacionales a Valencia, que en 2016 batió todos los registros históricos de pernoctaciones. Además, la conexión ferroviaria ha alcanzado una cuota de mercado del 86 por ciento frente al avión. En Alicante ha sucedido un fenómeno similar. La conexión con Madrid a través del AVE (puesta en marcha en junio de 2014) fue empleada por 1,73 millones de viajeros durante el primer año de funcionamiento, lo que supuso cerca de 600.000 nuevos clientes, con un incremento del 52% respecto al periodo anterior.

  4. Barcelona: revolución en el «puente ferroviario»

    En 2018 se cumplen diez años de la llegada del AVE a Barcelona, dentro de la línea Madrid-frontera francesa, que quedó completada en 2013. Consolidado el «puente ferroviario» Madrid-Barcelona, y con las cuatro capitales de provincia catalanas enlazadas, en esta comunidad se han podido comprobar las ventajas, y también algunas carencias, de la Alta Velocidad. Es imbatible como sustituta del puente aéreo (3,8 millones de viajes AVE en 2016, 62,9% de cuota de mercado frente al avión) gracias a las 2.30 horas que tardan los S103 entre Atocha y Sants. En cambio, se muestra irregular el servicio Avant como evolución de la media distancia. Ahí, la ubicación urbana de las estaciones es determinante. Mientras que la conexión Gerona-Barcelona (39 minutos, 783.000 viajeros en 2016) se ha convertido en un éxito comercial, el enlace con Tarragona (35 minutos) pierde atractivo al ubicarse la estación fuera del casco urbano.

    En nota global, el servicio roza el sobresaliente: 8,3 puntos según la última encuesta hecha a clientes.