Pantalla de la Bolsa española
Pantalla de la Bolsa española - EFE

Trucos para diseñar correctamente un plan de inversión

En un mundo tan incierto como es el de los mercados financieros, el no tener un plan y quedarse expuesto totalmente a las emociones es sinónimo de perder el capital

FINANZAS.COMActualizado:

Estamos programados para perder dinero, la mente humana está preparada de forma tal que lo natural es querer aguantar posiciones con pérdidas, con la esperanza de recuperar. Ponemos mil y una excusas para ello, como por ejemplo la de «mientras no cerramos la operación no perdemos», pero el caso es que cuando tenemos que cerrar posiciones no lo hacemos, y cuando tenemos que dejar correr ganancias cerramos prematuramente por miedo a que se esfumen. Los grandes suelos se gestan en periodos de gran negatividad donde los profesionales aprovechan el pánico general para comprar y viceversa en momentos de elevada complacencia.

Por eso, en un mundo tan incierto como es el de los mercados financieros, el no tener un plan y quedarse expuesto totalmente a las emociones es sinónimo de perder el capital a las primeras de cambio. Euforia, miedo o frustración son algunos de los estados que hemos de tener que gestionar bien para que no interfieran en nuestras decisiones y para ello es necesario tener un mapa que nos sirva de brújula en un camino lleno de obstáculos. Una vez vista la necesidad imperiosa de tener un plan que actúe de guía, vamos a profundizar un poco más para ver qué elementos debe incorporar y cómo podemos adaptarlo a nuestra personalidad.

Sistema de «trading»: deberá proporcionarnos un porcentaje de aciertos junto a una rentabilidad/riesgo por operación que se traduzca en una esperanza matemática positiva que nos dará la ventaja estadística que nos permite ser consistentes en el largo plazo. Tendremos que tener claro por qué entramos en una operación, bien sea por análisis fundamental, macroeconómico o técnico y por qué salimos de ella. Si entramos por análisis técnico (también por los otros métodos pero no es mi terreno), estableceremos unas reglas objetivas que no dejen dudas de cuándo hay que abrir y cerrar una operación. En un entorno de incertidumbre, nuestra reacción a los movimientos del mercado no debe ser improvisar sobre la marcha sino que antes de operar debemos saber muy bien lo que vamos a hacer y responder a las siguientes cuestiones:

1.- Marco temporal: Tenemos que decidir si queremos ser inversores intradiarios, o de corto, medio o largo plazo. No hay un espacio temporal mejor que otro, ya que todos tienen sus ventajas e inconvenientes por lo que tendremos que elegir el que mejor se adapte a nuestras circunstancias personales. Si tenemos poco tiempo no tendría mucho sentido ser intradiario, en cambio si la paciencia no es una de nuestras virtudes quizás el largo plazo no sea adecuado para nosotros.

Lee la noticia completa en Finanzas.com