Economía

Los trucos de las directivas para compaginar vida familiar y trabajo

Tres mujeres en puestos de responsabilidad explican cómo consiguen conciliar sin renunciar a sus carreras profesionales ni a sus hijos

Las mujeres españolas están listas para romper el techo de cristal de las empresas
Las mujeres españolas están listas para romper el techo de cristal de las empresas - FOTOLIA
TERESA SÁNCHEZ VICENTE Madrid - Actualizado: Guardado en: Economía

La conciliación familiar sigue vinculada estrechamente al trabajo femenino. A pesar de que es cosa de dos, el padre y la madre, todavía se presupone a las mujeres una mayor implicación en las responsabilidad familiares y en las tareas domésticas. Por ello, desarrollar una carrera profesional con éxito es más difícil en la actualidad para ellas La mayoría de madres trabajadoras tienen que hacer malabares para cuadrar horarios y, en ocasiones, renunciar a oportunidades laborales por priorizar el cuidado de sus hijos.

Las claves para conseguir compaginar vida personal y trabajo pasan por la organización, la flexibilidad en la empresa y la responsabilidad compartida con la pareja. Tres mujeres directivas con hijos explican a ABC sus trucos para lograr el equilibrio.

Ana Delgado, responsable de marketing y ventas de Vodafone España

Esta directiva, madre de tres hijos, no duda en señalar que la conciliación es siempre cosa de dos. «Si uno falta, la familia siempre se resiente. Cuando en algún momento tu trabajo te está exigiendo mucha dedicación, debes saber compensar después los otros dos ámbitos, sin miedo a poner límites», explica.

Ana Delgado (Vodafone)
Ana Delgado (Vodafone)

Preguntada por la razón por la que seguimos hablando de conciliación en relación al trabajo femenino, Delgado responde que «por pura inercia que no tiene sentido alguno». «A los hombres también les vendría muy bien racionalizar sus horarios. Tendrían más tiempo para estar con su familia, facilitarían la vida a sus compañeras de trabajo, a sus esposas, y sobre todo, a ellos mismos porque serían mucho más eficientes», argumenta.

A las madres con hijos pequeños, Delgado les aconseja «sentido común» y no dejarse llevar por las inercias negativas de su entorno laboral. También recomienda que no se olviden de sí mismas ni de su pareja. «No puede ser todo el trabajo y los niños», puntualiza.

Consuelo Fernández, directora de marketing del Grupo Menarini España

La directora de marketing del Grupo Menarini en España considera «imprescindible» contar con una pareja que entienda que «la familia, los hijos, la casa y todo lo que ello conlleva es una responsabilidad compartida».

Consuelo Fernández (Grupo Menarini)
Consuelo Fernández (Grupo Menarini)

En su opinión, «deberíamos hablar de conciliación en relación al mundo laboral y personal independientemente del sexo». Por ello, cree que las tareas domésticas son competencia de todos los miembros del hogar.

También destaca el valor que aporta al trabajo el saber gestionar una familia. «La gestión de la familia es como la gestión de una pequeña empresa en la que hay que controlar la parte de logística, comprar, almacén, finanzas... y todo ello con una cuenta de explotación que no debe ser negativa. Además de tener la habilidad suficiente para pdoer llevar a un equipo con el inconveniente de tener un fuerte vínculo afectivo, lo cual lo hace más complejo», explica.

Fuencisla Clemares, directora comercial de Google España

Clemares y considera fundamental realizar en primer lugar «una reflexión sobre nuestros límites aceptables». Es decir, hay que preguntarse cuánto tiempo se necesita pasar con los hijos, qué tareas son delegables y cómo se va a repartir con la pareja las distintas obligaciones y tareas.

Fuencisla Clemares (Google)
Fuencisla Clemares (Google)

Otro truco que ella ha puesto en marcha como madre de tres hijos es «construir una logística lo más sencilla posible». Es decir, buscar un colegio cercano a casa para dedicar el menor tiempo posible a estas tareas. También aconseja no renunciar a desarrollar la carrera profesional y tus sueños ya que siempre «es mejor intentarlo, que arrepentirse de no haberlo hecho».

Asimismo, considera que para acortar la diferencia de presencia entre hombres y mujeres en puestos directivos es necesario realizar un trabajo conjunto por parte de toda la sociedad. Entre los pasos a dar incluye el tener una baja de maternidad y paternidad equivalentes, el de cobrar los mismos salarios por el mismo trabajao realizado, el de la educación sobre las implicaciones de los dos miembros de la pareja por aquello que han decidido construir juntos y el de que exista una mentalidad empresarial que fomente la flexibilidad.

Toda la actualidad en portada

comentarios