Fachada de la sede central del Grupo VIPS
Fachada de la sede central del Grupo VIPS - ABC

Las tiendas cerradas por el Grupo Vips cobran una nueva vida

La cadena de restauración culmina la transformación de los nueve locales que permanecían abiertos

Actualizado:

En las calles de Madrid no queda nada que recuerde a las tiendas del grupo Vips, símbolo de una época ya pasada en la capital. La cadena de restauración ha finalizado en este primer trimestre el cierre de las nueve últimas -ocho en Madrid y una en Zaragoza- que aún permanecían abiertas. El espacio de estos establecimientos en los que se podían comprar desde periódicos hasta cajas de bombones ha cobrado nueva vida y se ha transformado en restaurantes de la propia enseña. En concreto, se han acometido reformas en 22 locales y en algunos continúan las obras. Entre las nuevas aperturas en la capital madrileña destacan el Fridays de Paseo de la Habana, el nuevo Wagamama de la Plaza los Cubos o el Starbucks que sustituye ahora a la mítica tienda de Fuencarral.

La supresión de estos establecimientos se decidió el verano pasado porque ya no eran «un negocio relevante para la empresa». Las tiendas aportaban un 10% de facturación frente al 90% procedente de la restauración. Fuentes de la compañía adujeron a factores como la competencia que supone el comercio electrónico o la liberación de los horarios comerciales. Si antes solo era posible adquirir un libro a las 10 de la noche en Vips, hoy en día los consumidores pueden recurrir a las plataformas de venta por internet o acudir a un comercio tradicional con horarios nocturnos.

Durante meses, el grupo valoró la posibilidad de optar por la gestión compartida de las tiendas con otras marcas especializadas. Sin embargo, tras llegar a la conclusión de que se había volatilizado el «valor diferencial» que caracterizó a estos espacios durante décadas pasadas, se optó por el camino «más rentable y fácil»: cerrar los locales. La transformación en enseñas de hostelería de 16 establecimientos el año pasado se convirtió en una razón de peso al subir en ellos la afluencia de clientes y la rentabilidad. Como parte de su nuevo proyecto de cambios, la cadena también ha reformado 38 restaurantes Vips para mejorar la decoración y la conectividad dentro de estos locales.

«El presente y el futuro de nuestro grupo está exclusivamente ligado a la restauración»

«Los tiempos cambian y grupo Vips también. Las tiendas han sido una parte importante de la historia de nuestra empresa, muy especialmente de nuestra marca. Nos sentimos muy orgullosos del papel que han desempeñado en las diferentes ciudades españolas en las que han estado presentes y del reconocimiento de nuestros clientes. Pero tenemos muy claro que el presente y el futuro de nuestro grupo está exclusivamente ligado a la restauración, donde somos un referente y donde estamos centrando nuestros esfuerzos para seguir creciendo con un impulso muy fuerte en los próximos años», explicó consejero delegado del grupo, Enrique Francia, en el comunicado en el que se anunciaba el cierre en noviembre pasado.

A los 200 empleados afectados por el cierre de estas tiendas se les ha ofrecido la posibilidad de ser reubicados en los restaurantes de la compañía. Todos los trabajadores que han aceptado formar parte de este cambio continúan bajo el mismo convenio de empresa.

En 2016 -últimos resultados disponibles- el grupo capitaneado por Plácido Arango registró beneficios por segundo año consecutivo tras sufrir pérdidas de 3,2 millones en 2014. Después de cerrar numerosos establecimientos durante los peores años de la crisis en España, grupo Vips ha alcanzado la cifra de 371 locales en activo en tres países. A estos se suman las 80 aperturas ejecutadas en 2017.