La tasa de ahorro de los españoles se sitúa en mínimos históricos

Moody’s destaca que los créditos al consumo crecen a un ritmo del 15% en España

Actualizado:

La tasa de ahorro de los hogares españoles ha caído hasta el 5,7% de la renta, por debajo de los niveles alcanzados en el preludio de la crisis económica (en torno al 6%). Una situación que Moody’s ha calificado de «preocupante» en su último informe, ya que «erosiona» las «reservas» que poseen las familias españolas para afrontar una posible recesión.

La caída de la tasa de ahorro, que alcanzó el 13% en la crisis, no se explica solo por la reducción del llamado ahorro de precaución ante las mejores previsiones de empleo y por el escaso atractivo que los productos de ahorro tienen en el actual escenario de bajos tipos de interés. A ello contribuye además que los bajos salarios obligan a las familias españolas a financiar sus compras tirando del dinero acumulado.

Pero además, los hogares se están volviendo a endeudar más para abordar esas compras. Prueba de ello es que el uso de tarjetas de crédito ha repuntado un 60% en los últimos cuatro años y que la concesión de nuevos préstamos al consumo está creciendo en España al 15%, casi el doble que en el resto de Europa, donde de media la financiación al consumo crece al 8%.

Esto se explica también porque la banca española ha encontrado en este tipo de préstamos, que conllevan tipos de interés más altos, un filón para compensar el impacto del Euribor negativo en la cartera hipotecaria y mejorar así sus ingresos y márgenes de negocio. Es más, los tipos que cobran las entidades financieras que operan en España por los créditos al consumo son muy superiores a la media europea, de más del 8% frente al 5%.

Moody’s destaca sin embargo que el endeudamiento de las familias está en niveles «razonables», cercanos al 60%, más de veinte puntos por debajo del máximo que se alcanzó durante la crisis económica (83%). Además, señala que los préstamos al consumo solo representan el 20% del total de la deuda de los hogares, todavía monopolizada por el crédito hipotecario. Es por ello que descarta un repunte notable en los índices de morosidad de los créditos al consumo. «Muchos hogares están adoptando decisiones de compra que habían postergado en los años de crisis», explica vicepresidente y analista senior de Moody’s, Antonio Tena.

Auge financiero

La agencia de calificación también se basa en otros aspectos para destacar el sólido comportamiento de estos préstamos, como el incremento de su duración y el «sólido comportamiento» de la cartera de las financieras automovilísticas», un mercado que ha cosechado «un importante crecimiento» en los últimos años. Los recobros asociados a este tipo de crédito son muy limitados, alcanzando el 25% en España. La media de los préstamos al consumo es todavía menor, del 5%. Entre ellos, Moody’s señala que son los préstamos dedicados a «gastos corrientes» los que mayores impagos generan, un 2,8% sobre el total.

De igual forma, la agencia también ha analizado el impacto que puede tener el marco propuesto por la Unión Europea para armonizar el mercado de los bonos garantizados, que fortalecerá el mercado y obligará al sistema financiero española a «mejorar la calidad de sus cédulas».