Spotify quiere ser como Netflix

La aplicación se lanza a la creación de contenidos con la compra de una plataforma colaborativa

BERLÍNActualizado:

La aplicación sueca Spotify con sede en Estocolmo ha adquirido la también sueca Soundtrap, una plataforma de grabación online fundada en 2012 por Per Emanuelsson, Björn Melinder, Gabriel Sjöberg y Fredrik Posse. Con la adquisición, Spotify, la plataforma que cambió el ritmo del negocio musical, entra al negocio de la producción musical y no sólo su comercialización a través de la reproducción vía streaming. El formato de negocio de Spotify avanza así, tal y como Netflix, hacia cubrir las distintas fases del proceso de producción musical eliminando intermediarios: desde la creación hasta la distribución.

Spotify cuenta con un modelo de negocio freemium que ofrece un servicio gratuito básico y con publicidad; la suscripción de pago por otra parte tiene características adicionales, como un nivel de calidad de audio superior (q9) y la ausencia de publicidad.La aplicación sueca comenzó su andadura el 7 de octubre de 2008 en mercado europeo y su implantación en otros países se realizó a lo largo de 2009. En la actualidad ya supera los 140 milloens de usuarios.

El equipo de la startup Soundtrap de grabación y producción absorbida por Spotify considera que ha revolucionado el proceso de creación musical ya que la plataforma permite a los usuarios realizar música colaborativa. Aunque se han revelado pocos detalles del acuerdo, ambas empresas han indicado que Soundtrap seguirá funcionando como de costumbre: «Nos enorgullece anunciar que Soundtrap Spotify compra el estudio de grabación online Soundtrap» comunican desde Estocolmo agregando que Soundtrap es una compañía «que faculta a artistas de todos los niveles a crear música en un estudio colaborativo de producción y grabación online».

Misma visión

Desde Spotify, han indicado que el negocio de Soundtrap está «muy alineado» con la visión y misión del grupo, cuyo objetivo es el de democratizar el ecosistema musical y ayudar a artistas a conectarse con nuevos seguidores y viceversa. Según la compañía de transmisión de música –probablemente la mayor del mundo– Soundtrap es utilizada por músicos, estudiantes y consumidores en general para crear, almacenar, colaborar y compartir archivos para producir música y podcasts. Soundtrap tiene características similares a GarageBand de Apple, un paquete de aplicaciones popular entre los músicos aficionados.

También el servicio de música con sede en Berlín SoundCloud –que está reorientando su negocio para ayudar a los artistas a crear y compartir música en línea– ha estado en la mira de Spotify sin concretarse una compra. Con más de 75 millones de usuarios mensuales activos –20 millones de pago–, Spotify ha estado sumando servicios que atraigan a los músico, incluida venta de mercancía y entradas para conciertos. Los suecos de Spotify criticados por músicos conocidos como Taylor Swift por pagar tasas insuficientes, han firmado acuerdos con discográficas como Universal Music, Sony BMG, EMI Music, Hollywood Records, Interscope Records y Warner Music entre otras.

Disponible para Android, iOS y en versión web, Sountrap está pensada para ingenieros, diseñadores pero también educadores y estudiantes –un público objetivo de Spotify– y tiene un modelo gratuito y otro de pago. Soundtrap tiene un componente social que ha llamado especialmente la atención de Spotify: introduce al usuario en un ecosistema de carrera musical. La aplicación es multiplataforma y se adapta perfectamente a tabletas o móviles. Cuenta con miles de samples profesionales y todo tipo de efectos de sonido con acceso a cientos de instrumentos. Las producciones se pueden compartir en iTunes, Deezer, Rhapsody, Google Play Music y, obviamente, en Spotify.