Jack Ma, presidente del grupo Alibaba, y la actriz Nicole Kidman, al comienzo del Día del Soltero
Jack Ma, presidente del grupo Alibaba, y la actriz Nicole Kidman, al comienzo del Día del Soltero - REUTERS

El Día del Soltero registra unas ventas récord por internet de 21.725 millones de euros

Lanzada por el gigante de comercio electrónico Alibaba, es la mayor jornada de compras del mundo y supera la suma del «Viernes Negro» y el «Ciberlunes» en EE.UU.

PekínActualizado:

En esta China que se sigue definiendo como comunista, pero que se ha entregado al capitalismo más desbocado, cualquier excusa es buena para comprar. Con motivo del «Día del Soltero», que se celebra cada 11 de noviembre por ser la fecha con más unos del año, el gigante de comercio electrónico Alibaba ha vendido este sábado por internet 168.300 millones de yuanes (21.725 millones de euros), casi un 40% más que en 2016.

Captando a los clientes con jugosos descuentos en sus populares plataformas Taobao y Tmall, a los dos minutos de la medianoche se habían vendido ya mil millones de euros y en trece horas se superó el récord del año pasado (15.345 millones). Creado en 2009 como respuesta al Día de San Valentín, para que los solteros curaran su falta de amor con las compras, esta jornada ya supera con creces las ventas combinadas del «Viernes Negro» y el «Ciberlunes» de Estados Unidos, que atraen a los consumidores por sus importantes ofertas.

Para promocionar las ventas, Alibaba organizó una gala televisada en la que participó su presidente y fundador, el magnate Jack Ma, junto a estrellas internacionales del cine, la música y el deporte, como Nicole Kidman, Pharrell Williams y Luis Figo. Mientras dos famosas actrices chinas, Zhang Ziyi y Fan Bingbing, entretenían al público, en un contador electrónico corrían vertiginosamente las ventas.

Este «Día del Soltero» refleja a la perfección la tremenda evolución que ha vivido China, donde su crecimiento económico de las tres últimas décadas ha propiciado la aparición de una clase media con más de 300 millones de personas ansiosas por gastar. Apoyada además por la abundancia de artículos baratos que se fabrican en este país, buena prueba de ello es la proliferación de las plataformas de comercio electrónico, que emplean a legiones de repartidores por unos exiguos salarios. En un solo día, en China se vende mucho más de lo que las mayores multinacionales facturan en todo un año o que el Producto Interior Bruto (PIB) de un buen número de países.

Y es que en es gran zoco que es internet venden y compran millones de personas como Yin Haijing. A sus 36 años, y desde su piso de Shanghái, tiene en Taobao una tienda virtual donde comercializa platos, candelabros, floreros y otros elementos de decoración. «He vendido 2.000 yuanes (258 euros) y he comprado unos altavoces, una sartén y cosméticos por 1.500 yuanes (193 euros)», explica sin haber podido resistirse a las ofertas del «Día del Soltero», aunque esté casada. Comprando en internet artículos que luego vende en su tienda virtual, puede llegar a ganar al mes 40.000 yuanes (5.160 euros).

En total, 140.000 marcas, de las que 60.000 son internacionales, han participado en este «Día del Soltero» con más de 15 millones de productos que pueden ser enviados incluso fuera de China. Junto a Alibaba, el otro gigante del comercio electrónico es JD, que pugna por acceder a una clase media cada vez más consumista y exigente. Por eso, en sus portales de internet se puede encontrar de todo, desde ropa, comida y utensilios para el hogar hasta coches, casas y yates. Para los chinos, casados o solteros, cualquier excusa es buena para comprar.