La final entre el Valencia Basket y el Real Madrid se ha podido ver en todo el mundo
La final entre el Valencia Basket y el Real Madrid se ha podido ver en todo el mundo - EFE

La ACB saca partido de su globalización

La Liga Endesa ya está presente en 145 países y más de 230 millones de hogares de los cinco continentes

MadridActualizado:

La Liga Endesa se juega en una cancha global. El proceso de internacionalización de la máxima competición del baloncesto español ha triturado todos su récords esta temporada. El intenso curso, que ha vivido estos días su emocionante epílogo con las series finales entre Real Madrid y Valencia Basket, se ha podido seguir en 145 países a través de múltiples canales nacionales y de algunas de las principales plataformas multinaciones que han recibido la señal internacional servida por la Asociación de Clubes de Baloncesto ( ACB). Llul, Dubljevic, Navarro, Larkin... se han convertido en invitados habituales en los salones de más de 230 millones de hogares de los cinco contintentes.

«Esta temporada marca un hito en el proceso de internacionalización de las competiciones de la ACB. Esta es una liga realmente global y que justifica que se nos considere como la liga nacional más importante del mundo al margen de la NBA», asegura Francisco Roca, el presidente de la patronal de los clubes españoles. La expansión de la marca ACB, su irrefrenable «coast to coast» para colgarse del aro de las grandes audiencias globales, no es fruto de la casualidad. En un contexto de máxima competitividad, la premisa básica para que cualquier proceso de internacionalización no se convierta en un viaje a ninguna parte es ofrecer un producto o servicio de calidad y diferenciado. No hay tácticas revolucionarias ni pizarras mágicas que permitan explorar nuevos territorios si no se dispone de una maleta repleta de buena materia prima. En ese sentido, la ACB tiene el partido bajo control. «Las televisiones valoran el prestigio de la Liga Endesa, la calidad de producción y la presencia de muchos jugadores internacionales con sus selecciones, pero el factor diferencial es la competitividad. En la última década 9 de los 17 equipos de la ACB han disputado la Final Four o la final de la Eurocup. Esto garantiza que cada fin de semana podamos ofrecer partidos del máximo nivel competitivo. Este es un factor definitivo para las televisiones porque otras ligas pueden tener 2 o 3 equipos potentes, pero si hay mucha diferencia con el resto es imposible ofrecer una programación con partidos interesantes todas las semanas», explica Joan Manuel Carreras, director de Desarrollo de Negocio de la ACB.

Trabajar sobre el terreno

Pero jugar con los mejores ases tampoco garantiza ganar sin bajar del autobús. Llegar, ver y convencer no suele ser una secuencia muy habitual. Posicionarse en nuevos mercados requiere conocer el terreno, entender sus particularidades y generar un marco de confianza que, como en cualquier relación, requiere tiempo y dedicación. En definitiva la estrategia para bordar la jugada se traduce en una consigna básica: trabajo, trabajo y... más trabajo.

La carrera de fondo de la ACB hacia la internacionalización comenzó en 2005 con el primer contrato con una televisión extranjera (Dubai Sports Channel). Que doce años después la Liga Endesa sea la única competición nacional de baloncesto (NBA al margen) con la consideración de propiedad deportiva internacional es el resultado de un proceso de adaptación que obligó a la ACB a introducirse a fondo en los entresijos de la producción televisiva internacinal y a desarrollar una acción comercial que suma el equivalente a cuatro vueltas completas al globo terráqueo. «Nuestra asociación con la agencia MP&Silva nos ofrece una infraestructura de 17 oficinas comerciales en todo el mundo, pero además la ACB está presente en las principales ferias comerciales de derechos audiovisuales para tener un contacto continuado con las televisiones y los diversos players del mercado. En los últimos 10 años hemos recorrido más de 180.000 kilómetros porque este es un sector relativamente pequeño y, como en la pista, hay que ganar la posición y luego mantenerla. Es un sector muy competitivo porque todas las competiciones quieren incrementar su exposición internacional y generar ingresos en nuevos mercados», explica Carreras.

Nuevos hitos

El proceso de internacionalización ha vivido nuevos hitos esta temporada. Se ha comenzado a producir una señal específica para las retransmisiones internacionales y un magazín semanal. También se ha cerrado un macroacuerdo con la cadena FOX Sports Latinoamérica, cuya cobertura alcanza la totalidad de los países del centro y la mayor parte del sur del continente americano, con un total de 57 millones de suscriptores. A mitad de temporada se selló un acuerdo con Eleven Sports Network. que suma 50 millones de hogares, por los derechos de la Liga Endesa en EE.UU..

En otro mercado estratégico, China, la emisión de la serie final se cerró con SINA Sports, plataforma digital de video con 30 millones de usuarios diarios y Weibo, la mayor red social de Asia. «Se han dado paso muy importantes tanto a nivel cuantitativo como estratégico, especialmente en América, Asia y África. Ya contamos con una producción específica para las emisiones internacionales y el siguiente paso será desarrollar planes regionales para asentar las competiciones de la ACB en cada territorio adaptándonos a su idiosincracia particular», resume el presidente de la ACB, Francisco Roca, sobre los planes de futuro de una liga sin fronteras.