La producción de billetes está repartida entre los bancos centrales nacionales
La producción de billetes está repartida entre los bancos centrales nacionales - ABC

¿Sabes de dónde vienen los billetes que llevas en la cartera?

España, Alemania, Francia, Italia, Letonia, Lituania y Austria serán los encargados de producir los 2.300 millones de billetes de 100 euros que entrarán en circulación el próximo año

MADRIDActualizado:

Es probable que la mayoría llevemos una moneda de euro de otro país de la Eurozona en nuestra cartera. Estamos acostumbrados a pagar la compra con el águila alemana, la cara del rey de los belgas o el arpa irlandesa. Lo que antes despertaba cierta curiosidad, ahora es el pan de cada día. Pero ¿qué hay de los billetes? Lo lógico sería pensar que la mayor parte de los billetes que llevamos en la cartera los hemos impreso en España, pero los billetes viajan mucho y a diferencia de las monedas, todos los países de la Eurozona utilizan el mismo diseño, por lo que su procedencia no es tan fácil de detectar.

La producción está repartida entre los bancos centrales nacionales que se encargan de proporcionar una cantidad específica de billetes según las demandas del Banco Central Europeo. El pasado año, el número de billetes distribuidos por el Banco de España menos el número de papeles retirados registró un saldo de 32.000 millones.

Está previsto que en 2018 se impriman 3.989 millones de billetes de euro por un valor total de 385 mil millones. La producción se centrará, sobre todo, en los billetes de 100 euros, que supondrán el 58% de la producción total, según los datos del regulador europeo.

Los bancos centrales de España, Alemania, Francia, Italia, Letonia, Lituania y Austria serán los encargados de producir los 2.300 millones de billetes de 100 euros que entrarán en circulación el próximo año. Francia, Italia y Austria producirán los billetes de 200 euros y Bélgica, Irlanda, España y Portugal, los de 20 euros. La producción del billete de cinco euros se la repartirán Estonia, Grecia, Chipre, Luxemburgo, Malta, los Países Bajos, Eslovenia, Eslovaquia y Finlandia.

No está previsto que en 2018 se impriman billetes de diez euros ni tampoco de 500. De hecho, el BCE decidió el pasado año dejar de producir los billetes morados que, no obstante, seguirán siendo de curso legal.

Hecho en España

En nuestro país la imprenta encargada de estampar dinero es Imbisa, participada en un 80% por el BdE y en un 20% por la Fábrica Nacional de Moneda y Timbre. Este año, la imprenta de billetes española ha producido papel moneda de 50 euros y de 100 y en 2016 produjo de 10 y de 50. En la serie Europa, los billetes impresos en España está identificados con la letra uve (V), que puede encontrarse en el número de serie, afirman desde el comparador de productos financieros HelpMyCash.com.

En los billetes nuevos, el número de serie se encuentra en el reverso (una parte en horizontal y otra en vertical). La parte horizontal consta de dos letras y diez dígitos: la primera letra hace referencia a la imprenta que ha producido el billete. Así, cualquiera que empiece por la letra V habrá sido producido en España. En total, hay 16 imprentas en Europa.

Así, cada letra identifica las imprentas encargadas de producir billetes que se reparten por varios países de Europa: Bélgica (Z), Grecia (Y), España (V), Irlanda (T), Italia (S), los Países Bajos (P) y Polonia (D). Las letras X, W y R hacen referencia a imprentas alemanas; las letras U y E, a imprentas francesas, y las letras J y H, a fabricas inglesas. Es decir, que si llevamos en la cartera un billete de cinco euros cuyo número de serie empieza por Z y otro de diez euros que comienza por V, significa que habrán sido impresos por el Banco Nacional de Bélgica y por IMBISA (España) respectivamente.

A diferencia de los billetes con el retrato de Europa, la primera letra del número de serie de los billetes de euro originales no indica la imprenta, sino el banco central que encargó su impresión, que no tiene por qué coincidir con el país en el que se imprimió. Para saber dónde se imprimieron los billetes de la antigua serie, que están siendo sustituidos progresivamente por la nueva, hay que buscar un código de seis dígitos cuya primera letra indica la fábrica de impresión. Así, por ejemplo, un billete de diez euros cuyo código de impresión comenzase por la letra R y cuyo número de serie comenzase por la D había sido encargado por Estonia e impreso en Berlín, en la imprenta Bundesdruckerei.