Hausmann, hace unos días en la Fundación Rafael del Pino de Madrid
Hausmann, hace unos días en la Fundación Rafael del Pino de Madrid - ABC

Ricardo Hausmann: «La incompetencia de Trump pone en riesgo el crecimiento económico mundial»

«La gente en España puede estar descontenta de lo que ha sufrido, pero por lo menos hay un rumbo»

MadridActualizado:

Ricardo Hausmann es director del «Center for International Development» de la Universidad de Harvard y catedrático de desarrollo económico en la Harvard’s Kennedy School of Government. Tiene formación en ingeniería, física aplicada y ciencias económicas. Fue el primer economista jefe del Banco Interamericano de Desarrollo, ha presidido el Comité para el Desarrollo del Fondo Monetario Internacional y del Banco Mundial y ha asesorado a más de 80 gobiernos en sus estrategias de crecimiento y desarrollo económicos. Este experto en desarrollo tiene la espina en el corazón de no poder ayudar a su país, Venezuela, por la crítica situación que atraviesa el país.

—¿Cómo ve la situación económica, cree que la recuperación es sólida?

—La dinámica macroeconómica para Europa se presenta bien ya que hay una recuperación del crecimiento que en cierto modo ha sorprendido. Por primera vez el Fondo Monetario ha revisado sus previsiones al alza y no a la baja. Hay teorías de que las crisis financieras van seguidas de recuperaciones más lentas. pero ya se ha logrado. Lo que preocupa es el nivel de incompetencia en la gestión pública en Estados Unidos, de Donald Trump, que tiene consecuencias impredecibles. Durante el periodo de Obama la actitud poco constructiva de los republicanos en el Congreso hizo que dos veces amenazaran con hacer «default» de la deuda y que le bajaran el rating crediticio a Estados Unidos. Detuvieron la capitalización del Fondo Monetario por muchísimo tiempo al igual que del Banco Mundial y del Banco Interamericano de Desarrollo. Han tomado muchas decisiones que han limitado el desarrollo económico en el mundo.

—Pero parece que algunas de las propuestas que Trump quería sacar adelante, como la fiscal, están un poco congeladas de momento, excepto la retirada del acuerdo del clima.

—Hasta ahora Trump ha sido capaz de destruir cosas, pero la reforma de salud no la ha sacado adelante ni la de los impuestos simplemente porque no tiene consenso.

—Pero nos puede dar algún susto..

—Sin duda porque con lo que ha pasado en torno a Qatar es muy peligroso. No hay que olvidar lo desestabilizante que está siendo para Europa la crisis siria, que tiene su origen a su vez en errores en la política exterior que han tenido costes internos gravísimos. No se sabe lo que puede deparar el realineamiento de fuerzas que ha hecho Estados Unidos en el Golfo Pérsico.

—En cuanto a la economía europea, ¿cuál es la perspectiva que tiene usted desde Harvard?

—Me sorprende el diferente modo de salir de la crisis que han tenido por ejemplo Grecia y España ya que, en este último caso, había con qué. En España había sobre todo un problema de gasto público muy elevado con un sector de la construcción demasiado grande, lo que arrojó que inevitablemente iba a haber una contracción fiscal y una reducción de la actividad constructora que, unidas, provocó una fuerte contracción del PIB y de la demanda interna, lo que se contrarrestó con un aumento de la exportación por parte de las empresas. La gente en España puede estar descontenta de lo que ha sufrido, pero por lo menos hay un rumbo.

—El último Premio Nobel de Economía, Jean Tirole, dijo hace unos días que ahora es el tiempo de rescatar a las personas después de que ya se hayan salvado los bancos, ya que los que tienen trabajo tienen salarios muy bajos.... Hace unos días en España se ha liquidado otro, el Popular, aunque en este caso no a cargo de impuestos.

—Siempre es muy mala referencia compararse con un nivel de vida insostenible. El nivel de vida que tenía España en 2007 no era el que se merecía ya que estaba amparado en el déficit por cuenta corriente, de modo que comparado con el máximo de 2007 los españoles son ahora más pobres pero lo otro era falso e insostenible. Para progresar ahora hay que mejorar la productividad de las empresas, de modo que puedan pagar salarios más altos. Las exportaciones están creciendo porque a este nivel de salarios las empresas son competitivas. La única forma de que se mantenga o aumente el nivel de empleo con salarios más altos es que las empresas sean más productivas, y siempre por la vía de la tecnología. No hay una fuente alternativa de soluciones ya que el Gobierno no tiene margen fiscal.