El presidente de la petrolera, Antonio Brufau (dcha) junto al consejero delegado, Josu Jon Imaz (izda)
El presidente de la petrolera, Antonio Brufau (dcha) junto al consejero delegado, Josu Jon Imaz (izda) - MAYA BALANYA

Repsol quiere crecer en renovables y comprar ciclos combinados de gas en la península

El plan estratégico prevé un incremento anual del dividendo del 8% hasta alcanzar el euro por acción en 2020

MadridActualizado:

Repsol está estudiando ampliar su negocio de renovables, pero adquiriendo capacidad, no empresas, así como comprar centrales de ciclo combinado de gas en la península, según ha explicado hoy su consejero delegado, Josu Jon Imaz, en la presentación del plan estratégico de la compañía para el periodo 2018-2020.

Para ambas iniciativas, «en mercados no regulados y con rentabilidades superiores al 10%», la petrolera destinará en ese periodo 1.500 millones de euros.

La compañía pretende convertirse en mayorista de gas y de electricidad, alcanzando una cuota de mercado por encima del 5% en 2025 con 2,5 millones de clientes. La generación eléctrica baja en emisiones llegará a los 4,5 gigavatios (GW). Para ello, la compañía se apoyará en los 5 millones de hogares a los que llega de diferentes maneras en España.

Tras subrayar su «máximo» respeto a las instituciones y que a la compañía le toca cumplir con las «reglas del juego», ha criticado la recomendación de la comisión de expertos de la transición energética de subir los impuestos indirectos a los carburantes, ya que al final «los pagan los consumidores», y ha afirmado que plantearse mantener las carreteras subiendo el impuesto a los hidrocarburos sería una medida «regresiva».

Imaz pidió a la nueva responsable de Energía y Transición Energética, Teresa Ribera, que España apueste por reducir sus emisiones de CO2, «pero con la máxima eficiencia y los menores costes para la industria y para que el consumidor no tenga que pagar costes añadidos».

La revisión del plan estratégico 2016-2020 presentado hoy prevé unas inversiones de 15.000 millones de euros en el periodo 2018-2020. El 53% se destinará a «upstream»(exploración y producción), un 45% a «downstream» (refino, comercialización y marketing) y un 3% a corporación.

El plan también contempla un incremento de la producción de hidrocarburos del 8%, hasta alcanzar los 750.000 barriles equivalentes de petróleo de media anual, frente a los 695.000 barriles de 2017.

El plan se ha elaborado con una previsión de precio medio del barril de Brent de 50 dólares hasta 2020, una estimación bastante conservadora y alejada de los 75 dólares a que cotiza ahora y de los 66,8 euros de media de precio que hubo en el primer trimestre.

Además, el plan ha contemplado un incremento del 8% anual de la remuneración al accionista, que alcanzará el euro en 2020, después de aumentar a 90 céntimos en 2018 y 95 céntimos en 2019.

Repsol ha mantenido también la recompra del 100% de acciones para evitar el efecto de dilución de valor de las ampliaciones de capital que se efectúan para atender el programa de dividendo flexible de la compañía, que permite cobrar el dividendo en acciones o en efectivo.

Imaz ha estado acompañado por el presidente del grupo, Antonio Brufau, y los directores de las áreas de negocio de la compañía.