Florentino Pérez, presidente de ACS, en la junta de accionistas del grupo
Florentino Pérez, presidente de ACS, en la junta de accionistas del grupo - ISABEL PERMUY

ACS y Atlantia barajan crear una sociedad conjunta para repartirse Abertis

Ambas compañías han remitido sendos comunicados a la CNMV, en los que matizan que todavía no hay «acuerdo alguno»

MadridActualizado:

ACS y Atlantia, las dos compañías que pugnan por hacerse con Abertis, han reconocido que mantienen «conversaciones» para repartirse los activos de la concesionaria. Estos contactos, sin embargo, todavía no se han traducido en «acuerdo alguno», según rezan los comunicados que enviaron ambas empresas a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV).

Las dos compañías han salido al paso de esta forma al paso de distintas información que señalaban ayer que la guerra de opas por Abertis podría tener una solución pactada. En concreto, ACS y Atlantia estarían sopesando repartirse los activos (tanto nacionales como internacionales) de la «opada» en unos encuentros que comenzaron hace un par de semanas. Estas conversaciones son todavía «preliminares», tal y como señala el texto que remitió ayer la compañía italiana al supervisor de los mercados.

Según ha podido saber ABC de fuentes conocedoras de estas reuniones, la alianza se traduciría en una oferta conjunta entre Atlantia y ACS. Y esta vez sí, a través de la propia compañía presidida por Florentino Pérez, no mediante su filial Hochtief. Así, la «españolidad» estaría «medio» garantizada y la operación sería contemplada por el Ejecutivo español con mejores ojos.

«Sería un vehículo al 50% entre ambas compañías, con el pacto futuro de una vez adquirida Abertis, realizar un reparto equilibrado. Tanto activos externos como domésticos, si bien quizás ACS se quedaría con concesiones extranjeras», afirman fuentes italianas, que han añadido que La Caixa (que ostenta a través de Criteria una participación mayoritaria de 21,55%) estaría actuando de intermediario entre los italianos y los españoles, si bien el grupo financiero español aseguró ayer no saber nada.

Este sistema permitiría a ambas empresas evitar una guerra de opas que les desgastaría y, quizás, les acarrearía un quebranto económico demasiado alto para el retorno.

Pese a que el proceso de opas aún no se ha abierto, el interés de Atlantia en Abertis se conoce desde hace casi un año. La compañía controlada por la familia Benetton presentó formalmente su oferta pública de adquisición, en la que valoraba a la concesionaria en unos 16.500 millones, en mayo del año pasado. Cinco meses después, Hochtief, filial alemana de ACS, respondió con una contraopa en la que tasaba a la misma empresa en 18.600 millones. Esta última propuesta todavía debe ser aprobada por la CNMV, que sí dio su visto bueno a la de la italiana.

El Gobierno también ha tenido un papel relevante en todo este proceso. El Ejecutivo ha rechazado que una empresa como Abertis, que posee activos estratégicos (las autopistas de peaje y, sobre todo, el operador de satélites Hispasat), se venda sin su consentimiento. Desde que se conocieron los primeros rumores, advirtió de que la aprobación de la Administración era necesaria para completar esta venta.

ACS sí la solicitó, pero Atlantia no. Una posición que añadió tensión a la operación y provocó que Energía y Fomento enviaran dos requerimientos a la CNMV en los que pedían formalmente al supervisor que tumbara la oferta transalpina. Sin embargo, el organismo rechazó estas peticiones porque la concesionaria italiana finalmente reculó y solicitó la autorización al Ejecutivo. Ayer expiró el plazo fijado para que el Gobierno denunciase a la CNMV por tomar esta decisión.

Y es que el Ministerio de Energía se ha quedado solo en esta particular disputa. Fomento dio luz verde en diciembre a la propuesta de Atlantia, al igual que hizo semanas antes con la de Hochtief. Álvaro Nadal, por contra, ha lamentado en varias ocasiones que ninguna de las dos empresas tenga un «plan concreto» para Hispasat, cuya venta será propuesta por Abertis a sus accionistas en la junta que tendrá lugar el martes que viene. Precisamente ayer se conoció que el operador de satélites triplicó sus ganancias durante el año pasado, alcanzando los 80,5 millones de euros de beneficio.