El presidente del BCE, Mario Draghi
El presidente del BCE, Mario Draghi - EFE

El BCE dejará de comprar activos a final de año

La institución reduce a la mitad el importe de sus estímulos monetarios, por lo que entre octubre y diciembre inyectará a la economía solamente 15.000 millones de euros mensuales

RIGAActualizado:

El Banco Central Europeo ha anunciado que concluirá su programa de compra de activos a finales de 2018, tres meses después de lo inicialmente previsto. La medida fue adoptada hoy en Riga, la capital de Letonia, en la primera reunión del Consejo a la que asiste como vicepresidente el español Luis de Guindos, y ha sido justificada por la valoración del reciente crecimiento económico más débil de la zona euro como un fenómeno temporal. Además el BCE reduce a la mitad el importe de sus estímulos monetarios de carácter extraordinario, por lo que entre octubre y diciembre inyectará a la economía solamente 15.000 millones de euros mensuales.

Después, ya no habrá más. También ha anunciado que espera mantener los tipos de interés en sus niveles actuales al menos hasta el verano de 2019 y, en cualquier caso, tanto tiempo como sea posible para asegurar la evolución de la inflación hasta su objetivo.

A la espera de las explicaciones que Mario Draghi ofrezca en la rueda de prensa, se trata de un calendario de desmantelamiento relativamente rápido, lo que alarma a los mercados, preocupados por un posible burbuja de deuda en la zona euro, especialmente en los países en los que cuenta con peor calificación crediticia, como España, y que podría causar problemas a medida que la economía prescinda de los estímulos a los que había desarrollado cierta adicción. Para tranquilizar a las bolsas, el banco destaca en el comunicado del consejo que sus decisiones mantienen «un amplio grado de acomodación monetaria», que asegurará la convergencia hacia su objetivo de inflación.

Draghi ha prometido que reinvertirá el dinero de los títulos de deuda adquiridos que vayan venciendo «durante un período prolongado tras el final de sus compras netas de activos y, en todo caso, durante el tiempo que sea necesario». De esta forma, «contribuirá a que las condiciones de liquidez sean favorables y a que la orientación de la política monetaria sea la adecuada». Hay que recordar que hasta ahora y desde comienzos de enero el BCE compra deuda pública y privada por valor de 30.000 millones de euros, que pasarán a ser ahora de 15.000 millones hasta diciembre.

Problemas para los países más endeudados

El final del programa de compra de deuda y la subida de tipos supondrán un esfuerzo añadido para la sostenibilidad de países con elevados niveles de deuda pública, como es el caso de España, uno de los países más endeudados de la Unión Europea. La carga de la deuda española se ha triplicado a lo largo de la pasada década, por lo que ya alcanza el 98% en relación con el PIB, con un déficit fiscal crónico que es la principal vulnerabilidad de nuestra economía.

El BCE acumula bonos españoles por importe de 241.601 millones de euros desde el lanzamiento de su programa de compra de activos del sector público en marzo de 2015, según ha hecho público el regulador. De este modo,la deuda soberana española representa el 11,9% del totalde 2,01 billones de euros adquiridos por la entidad. Según estas cifras, la deuda española es la cuarta con mayor presencia en la cartera del banco central, solo por detrás de los 478.701 millones en bonos alemanes, los 392.526 millones en bonos franceses y los 341.179 millones en bonos italianos. En contraste, los socios del euro con menor presencia en la cartera de deuda adquirida entre marzo de 2015 y abril de 2018 fueron Estonia, con un total de 65 millones, seguido de Chipre, con 214 millones, y de Malta, con un total de 1.070 millones.

La expansión cuantitativa del BCE ha venido incluendo también la adquisición de deuda privada por un total que supera los 150.000 millones de euros desde junio de 2016. El volumen de titulizaciones en cartera del BCE se situó en abril en 27.019 millones, mientras que las cédulas hipotecarias crecieron en 2.776 millones de euros, por lo que la institución acumula 252.228 millones desde el otoño de 2014.